ITINERARIOS POR LA CULTURA DEL AGUA . EL EJEMPLO PATRIMONIAL DE CÓRDOBA


 -  LA CULTURA DEL AGUA .

¡Agua va!


No hay jardín sin agua
Cuando llueve nos calmamos y damos gracias por la escucha de nuestras plegarias.

APUNTES PARA EL ESTUDIO DE LA CULTURA DEL AGUA.
De la fuente a la alcantarilla, del arroyo al Rio Grande. 
Quien tiene un pozo tiene una mina. ¡Que rico soy!
¡Agua va!. Paisajes Culturales
Quien más disfruta con el agua es mi perro

I- El agua como elemento insustituible para la vida 

II- La hidráulica tradicional: sistemas de captación 

 Pozos 
Las norias de sangreNorias de viento .Molinetas
Minas en escalera .Minas en horizontal
Cimbras y sistemas de galerías
Derivaciones del curso de agua 
 Surcos o empedrados como pasos ocasionales
Captación de agua para aljibes
Aterrazamientos de pedrizas. ribazos 



III- Sistemas de distribución o conducción. tipos 
Canal , Acequia,  Ramales , Sifón , Acueducto , Caños, saltos ,
Minas de agua (cimbras, galerías... ).- Aguaderos, bebederos.
 canal en galería , termales, Aguas hediondas.-.- Aguas picantes y agrias, aguas santas, balnearios
  
IV- Sistemas de almacenamiento 
Depósitos descubiertos, Depósitos cubiertos 
 
V- La cultura simbólica del agua 

  La fuente 
Los recipientes del agua 
Lavaderos
La higiene 
Mitos y leyendas de aljibes y otros lugares con agua 

VI. Paisajes hídricos. Caminos de agua

"En algunas casas, hasta no hace mucho, y sobre todo en los pueblos,  vaciaban los cántaros en una tinaja muy grande que había en la cocina y, el resto, en el cuarto de pila donde la madre lavaba la ropa, por aquel, entonces, otros se  lavábaban una vez a la semana en un lebrillo"

La cultura de agua (o cultura hídrica, indistintamente), como el conjunto de creencias, conductas y estrategias comunitarias para el uso del agua que puede estudiada en las normas, formas organizativas, conocimientos, prácticas y objetos materiales que la comunidad acepta tener . La cultura hídrica es la acumulación de experiencias en una memoria social poseída por todos. Cada sociedad y cada grupo social tienen su propia y única cultura hídrica.

La denominación Nueva Cultura del Agua surgió a mediados de los años noventa del siglo XX como un movimiento social de oposición al trasvase del Ebro, si bien poco a poco fue refiriéndose a toda una forma diferente de tratar los temas relacionados con la gestión del agua. Su sustrato directo son los movimientos ecologistas de los años '70 y '80 que, en el Valle del Ebro, tomaron el agua como objeto básico de acción, en la medida en que era vista como una expresión de las contradicciones del capitalismo industrial.

El agua despierta pasiones, provoca conflictos, es el bien más preciado. Las infraestructuras aparecen en nuestra ciudad desde la antiguedad. Los mitos y leyendas también están ahí-


"De jóvenes nos bañábamos en las albercas de algún conocido que tenía una huerta. Eran aguas limpias, frías y la intensa verdina nos impedía ver el fondo, pero la chiquillada disfrutábamos de lo lindo. Terminado el baño nos esperaba una buena dosis de frutas (higos, melones, sandias que el paciente dueño nos invitaba) y con ese panorama cogíamos el camino caluroso y polvoriento y nos marchábamos a nuestras casas, eso sí, sin toalla"

PARA SABER MÁS, VER;




El agua, considerada un don divino en el mundo islámico andalusí, protagoniza la penúltima ruta. Desde la importancia para la ciudad, hasta lo esencial para el rito religioso, .
 Las estructuras hidráulicas halladas bajo la estación de autobuses una islámica,
 El arroyo del Moro, que se usaba para el riego de almunias, sigue el recorrido y desde ahí hasta varios baños andalusíes.
 El aljibe y el pabellón de abluciones de la Mezquita prosiguen este camino del agua
 La noria de la Albolafia, cuya verdadera realidad arqueológica aún se desconoce.

PARA SABER MÁS, VER:

"Existe una Córdoba, desconocida pero real, subterránea. Por los caminos casi olvidados de la Sierra llegan los veneros al primer respiro: la fuente de la Hormiga, la del Cuadrante y la de la Víbora. Desde allí avisan por la mina de agua de San Antonio, por el Cañito Bazán y el agua de Medina Azahara que viene del Elefante... Todas las fuentes de la Sierra se dan vista antes de llegar a Córdoba. Salen a la superficie por la Fuente la Salud, por el molinillo Sansueña, camino viejo de la Barca; por la fuente profunda y oscura de los `picaores´, por el Arroyo del Moro a la fuente oculta de la Via, por el camino de Almodóvar y la de Cantarranas que se cita con la de San Jerónimo, con la de Valparaiso, Altopaso y Llorente...  Y ya en Córdoba, antes de verter al Rio, salen todos los genios antiguos de este pueblo..." y a todas conducen a la plaza central, y por mil pasadizos reconocen la ciudad oculta y pasean por todas partes. ...Dese la Plaza de las Tendillas bajan hasta la del Salvador por los túneles que parten del gran lago subterráneo y oscuro que guarda el Gran Capitán a caballo. Llevados por la corriente sobrepasan San Pablo, consiguen la Corredera y, por la Calle de la Rosa, llegan hasta el molino de Martos, y allí está el Rio."

 ... Otros genios... vuelven a la Puerta de Osario, atraviesan el parque de La merced o de Colón, y por debajo justo de La Malmuerta toman el cauce escondido, y maldito en otro tiempo, del arroyo del Camello y por él se van a la Magdalena; dese allí a Puerta Nueva y por el arroyo de Las Piedras se dan de bruces con el pocito de La Fuensanta.Los duendes más perezosos parten de la plaza central, del embarcadero que tienen debajo de La Compañía, y navegan pegaditos a los cimientos escondidos del Monasterio de la Concepción; atraviesan pasadizos romanos secretísismos, llegan al Mausoleo de La Victoria, o de Nuestra Señora de las Huertas, y desde allí, por calzadas subterráneas, al monasterio y santo pozo de Cuteclara. Ya están en la Huerta Cardosa, que es la Ciudad Jardín, y desde allí al Rio por Las Delicias con su pilar, la puerta de Sevilla con su atarjea rebosante y la huerta del Rey y el Guadalquivir"

La otra Córdoba, en Historias y Leyendas de Córdoba (Marcial Hernández Sánchez)


¿Sabes beber en la botija?

Ayer me compré un botijo de la Rambla de barro blanco Se levanta el cantaro con pitorro y con cuidado de no mojarte te lo aproximas a la boca, luego lo dejas con cuidado sobre el plato en la fresquera porque suda. Antes se curaba con aguardiente. Hoy pervive en el recuerdo vinculado a la cultura campesina.  Este humilde recipiente de barro cocido poroso, diseñado con un asa en su parte superior, y con dos o más orificios sirve.para beber y conservar fresca el agua. La presencia e  imagen del botijo español ha estado en todas nuestras casas. y se ha compartido con el vecino. Popular pronosticador del tiempo ya que la temperatura del botijo puede dar una indicación acerca de si una tormenta es algo pasajero, o anuncia un cambio más profundo. A lo mejor, vuelve su momento, como conciencia para el cambio climático.
Me trae recuerdos de la cantara de agua que utilizaba la abuela. Siempre en la cantarera. Mediante el artiñugio rodado se iba a la fuente. A veces, encontrabas a los aguadores . Aquellas personas que vendían y distribuían el agua, guiaban recuas de dos, tres o un único burro, provistos de serones o angarillas con media docena de cántaros hasta los soportales, patios o zaguanes de las viviendas donde llenaban las tinajas y pilas

El agua es un elemento de la naturaleza pero el control y dominio del agua  ha sido una constante preocupación del hombre y, por tanto, un elemento económico, cultural y social de crucial importancia. Las respuestas culturales que se dan  explican algunos  paisaje.

No muy lejos queda el pozo. Pozos de vida, para los huertos, pozos de agua para beber, pozos de higien. Valores patrimoniales. Por la mañana la cubeta de agua fresca recien salida del pozo, estaba ya en la cocina. A lo mejor ya se ha calentado en la lumbre. Es el momento de higienizarse. Al final, se derrama sobre el huerto, en el mundo antigua, todo se recicla.

El aprovechamiento de la red hidrográfica, las fuentes y acuíferos va a tener fines variasdos. Domésticos unos(fuentes, lavaderos) otros con fines productivos,  agropecuarios (abrevaderos) e industriales (molinos hidráulicos). Arroyos, acequias, acueductos, arroyos, pozos... Las fuentes cobran protagonismo pero también las construcciones ligadas a su extracción (pozos o socavones), a su conducción hacia las casas o pueblos (lavaderos), a las huertas o los  molinos (lievas, “regaeras” o acueductos) y a su almacenamiento (albercas, pilares, aljibes o balsas . El agua despierta pasiones, provoca conflictos, es el bien más preciado.

En tiempos, cuando uno jugaba a Tom Sawyer, en el prohibido arroyo Pedroches, cuando uno comienza a ser naturalista, que no naturista, aunque en aquellos veranos tórridos aquel estanque construido por las cercana cortijada propiciaba en la inocencia  juvenil el baño natural, decía que cuando uno empieza a descubrir la naturaleza, la importancia de los ríos y arroyos, el cuidar el entorno sin necesidad de directivas "habitat", en observar y disfrutar del entorno, en convertirse en aprendiz de biólogo cuando uno encontraba aquella rara oruga, que con primor recogía y alimentaba en casa, o cuando uno capturaba aquel caballito del diablo o mariposa multicolar que pacientemente estudiaba siguiendo las pautas de aquel libro regalado que animaba a crear tu insectario, cuando paseando por este entorno natural uno paraba a beber agua de las surgencias naturales que te salían al paso, sin ser consciente que aquella agua que salía de aquella "arca de agua" era trasladado a otras cisternas llamada "sombrero de rey" que finalmente terminanba en las fuentes históricas construidas en la parte baja de la ciudad y más popular llamada axerquía. Más arriba estaba el arroyo de la Palomera, y de nuevo, el candor juvenil, se aproximaba a esta fuente vigilada por una cercana higuera, a beber el líquido salvífico. También es una construcción de base romana y es fuente de vida para Córdoba. Hoy el arroyo se muere. Las cercanas construcciones especulativas, el mal uso del entorno y el abandono, a pesar de las iniciativas de ciertos grupos de ciudadanos concienciados,  paracen que ponen fin a este paisaje de memoria. Ya ha sido soterrado en su tramo final, las escombreras, el mal uso del entorno, el "ruido contaminador" , la rapiña, los rebuscadores y okupas,  la pérdida de agua, el desconocimiento, parecen que anuncia malos presagios.

Las fuentes organizan el territorio y  la ciudad. No solo ofrecen su belleza e historicidad, a menudo, en su entorno, aparece la plaza para el disfrute popular. Y de esta manera,reuniones,  encuentros más o menos casuales, juegos de muchachos y de enamorados, verbenas asociadas al patrón del barrio, caracoladas, o lo que sea,  generan un entramado cultural, cuando no amainan la sed.

El soniquete de  las aguas y los  bucólicos paisajes que generan siempre han propiciado la introspección del hombre con el afloramiento de íntimas sensaciones y sentimientos materializados a través de la poesía y la pintura.

Los rituales del agua de nuestras fuentes tuvieron (y tienen) un fuerte arraigo popular y cultural. La utilización del agua en rituales se debe a tres razones fundamentales: por ser el agua origen de la vida, por su fuerza regeneradora y, sobre todo, por su poder lustral. Por el contacto con el agua se intenta vivificar y captar la fuerza intrínseca de la fuente (o de los objetos sumergidos en ella); también se espera limpiar toda inmundicia, o liberar de todo resto anterior; y por su poder lustral, el agua tiene la facultad de separar, y por esta razón se utiliza en los ritos de paso: el agua vuelve a poner todo en su sitio después de un momento crítico o un desarreglo. Asimismo, las fuentes son lugares que atesoran multitud de supersticiones, muchas de ellas inspiradas en sus poderes divinos y en abundantes rituales, algunos paganos. Rituales de mediación, curación, purificación, noviazgo, maternidad, etc. Y siempre la superstición en forma de moneda lanzada a las aguas con la petición de un deseo.

PARA SABER MÁS, VER:
conocetusfuentes.com

Las infraestructuras hídricas aparecen en nuestra ciudad desde la antiguedad. El abastecimiento de agua  es esencial para la preparación de alimentos y bebidas y su utilización para la higiene personal era bastante limitada  . Los cuentos, mitos y leyendas también están ahí.

Aquella leyenda de época musulmana que sucedió por el hoy Paseo de la Victoria y que nos recuerda Solano en su Córdoba Insólita,  que habla del cercano monasterio de monjas al que se retiraban hijas de familias musulmanas convertidas al cristianismo. Se cuenta que que las tropas de Almanzor a la perdida de una batalla, por lo que la muchedumbre la tomó con los cristianos. Su furia se dirigió al monasterio y quisieron asaltar su convento. Allí esperaron las jóvenes con velas en la mano, pero cuando los asaltantes llegaron no encontraron más que un pozo y las luces alrededor. Del interior del pozo llegaban gemidos y manchas de sangre. El Pozo de las Vírgenes marca desde entonces el lugar en que se inmolaron las monjas. Luego allí se levantaría un convento que desapareció en el siglo XIX.

No muy lejos queda el pozo. Sacar agua del pozo constituía una tarea cotidiana.  Pozos de vida, para los huertos, pozos de agua para beber, pozos de higiene. Valores patrimoniales. Por la mañana la cubeta de agua fresca recien salida del pozo, estaba ya en la cocina. A lo mejor ya se ha calentado en la lumbre. Es el momento de higienizarse. El líquido también es necesario para la preparación de la comida o el lavado de alguna prenda de vestir . Al final, se derrama sobre el patio o el huerto, en el mundo antigua, todo se recicla. Otras “aguas de cocina”, solían ser expedidas de las casas por los albañales.

En Córdoba, conviven la provisión de agua pública con la privada


 Córdoba es una ciudad desde el comienzo de su historia muy bien abastecida de agua. Cuando se fundó la ciudad, se le puso nombre que ahora tiene y pasó a ser Colonia Patricia, se procuró por los fundadores, buscar no sólo el mejor lugar para el asentamiento, sino dotarlo también de un abastecimiento de agua adecuado.

Durante los años que corrieron desde el 27 a.C. hasta el 14 d.C., es decir unos cuarenta y cuatro años, se construyó el acueducto principal y primero de la ciudad, de los tres de que dispuso, el Aqua Vetus Augusta. Dicen que alimentaba unas cien fuentes, unas doscientas casas y otros tantos edificios públicos. Recogía las aguas de los manantiales del Arroyo Bejarano y Caño de Escarabita, en Trassierra y se reforzaba con los Veneros de Vallehermoso en la inmediaciones de la carretera de Trassierra. 


En los siglos II y III, se construye el segundo, el Aqua Nova Domicitiana Augusta, por la zona norte de la ciudad, arroyo de Pedroches y de la Palomera y luego un tercero que es el que tenemos en la Estación de autobuses.
Luego hubo un notable abandono de estas infraestructuras durante la época visigoda. Durante el periodo árabe incluso se reformaron y actualizaron estas conducciones, bien es verdad que se aprovecharon para la ciudad palatina de Medina Azahara. Después de la conquista, pasaron a sufrir el mismo abandono que en anteriores gobiernos cristianos.
Después, en el siglo XX se realizó el canal desde el pantano de Guadalmellato, y dos conducciones de agua a la ciudad, una por gravedad, y otra a presión, que nos ha permitido disfrutar a los cordobeses siempre de este servicio, e incluso en periodos de sequía.

Hoy cientos arroyos disucrren por la ciudad olvidados. Arroyo San Rafael, arroyo San Lorenzo, arroyo del Moro... arroyo Pedroche.


PARA SABER MÁS, VER:

La necesidad de aprovechar y controlar el agua ha dado como resultado unas características paisajísticas donde naturaleza y cultura se dan la mano

 
Antiguos cauces por la ciudad, sus protecciones y puentes

¿Qué hay de verdad o de mentira en todas esas leyendas urbanas que todos hemos escuchado alguna vez: el lago bajo las Tendillas?

El túnel que hay desde el ayuntamiento al río, bajo la calle de la Feria, y en la que puede navegar una barca; los arroyos que todavía hoy existen bajo la Axerquía; los veneros inagotables; los depósitos de agua bajo las iglesias; qué se esconde bajo ese nombre de "casas del agua"...

Casa del agua


El manantial se conocía probablemente a partir de época islámica, pero el documento más antiguo que se refiere a la administración de sus aguas data de 1241. En este documento Fernando III dona a los monjes del Convento de San Pablo la tercera parte de unas aguas que fluían bajo la muralla que separaba la Villa y la Ajerquía y se dirigían hasta la Puerta Piscatoria, cerca del Guadalquivir (Castaño, 1978: pp. 116 y Escobar, 1989: pp. 97-98). En 1246 el mismo monarca concedió otra tercera parte de dichas aguas al Convento de San Pedro el Real, dejando la tercia restante al Concejo. El Concejo le cedió la parte que le correspondía de estas aguas a ambas comunidades a cambio de que cada una de ellas instalase sendas fuentes en la calle a la que podrían acceder los habitantes de la zona, poco urbanizada en el momento de la donación, pero en plena expansión en las décadas que siguieron (Escobar, 1989: pp. 236). San Pablo y San Pedro el Real (posterior San Francisco) mantuvieron la propiedad de estas aguas hasta que en 1835 éstas y las canalizaciones por las que eran conducidas se incluyeron en los inventarios previos a la desamortización de sus bienes (López, 1997: pp. 45-47). El lugar en que construyeron ambas fuentes fue la Plaza del Salvador, ya desaparecida, y la calle de la Feria. En esta última vía aun existe un pilón y una fuente, ambos contemporáneos herederos de la que se construyó en época de Fernando III (Pizarro, 2009: en prensa).
La surgencia natural se encuentra en el sótano de una casa particular, en la c/ Juan de Mena, en el centro de Córdoba. Una de las fuentes a las que abasteció se conserva en la c/ de la Feria de Córdoba. El primer autor que puso su atención en él fue M. Ángel Ortí Balmonte, quien en su "Córdoba monumental, artística e histórica" se refiere a este lugar como la "Casa del Agua", llamado así desde época de Góngora. Poteriormente en 1981 el periodista Sebastián Cuevas publicó un reportaje donde recogía los testimonios de dos historiadores de prestigio, Manuel Salcines y Manuel Ocaña, acerca de este manantial. Ellos afirmaban que sus aguas procedían de "un lago que debe haber debajo de Córdoba y que ya por los años veintidós o veintitrés fue visto sin que nadie se atreviera a investigar sobre él. Es una cueva de estalactitas y estalagmitas, con un lago de aguas puras, claras y transparentes que vienen desde la Sierra (...)" Ocaña describía en esa entrevista "la clarísima forma en que se percibe el sonido del agua sobre el altar mayor de la Iglesia de la Compañía (antigua Iglesia de Santo Domingo de Silos)" (López y Povedano, 1986: pp. 18-19). Después, lo que sólo fue una suposición, ha quedado como certeza en la memoria colectiva de los cordobeses, que piensan tener un lago en el centro de la capital.

 "De jóvenes nos bañábamos en las albercas de las huertas, antes de la llegada de la piscinas y los centros de culto al cuerpo. Eran aguas turbias verdosas, frías por el relleno. A veces la excursión legaba al arroyo, buscando aquel espacio especial. Algunos cataban el gran rio. Lejos quedaba Fuengirola.   

travesia guadalquivir- FOTOCORDOBA

La Playa Municipal del Molino de Martos fue la playa de Córdoba. Funcionó desde finales de los años 50' hasta bien entrados los 60' del siglo XX.. Por cinco pesetas podías poner la sombrilla en la arena y pasar el día. Hoy los rigores climáticos se alivian en Fuengirola.

PARA SABER MÁS, VER:

 "La modernidad ha alterado la cultura del agua en la Sierra como en todas partes. El aumento del consumo por cambio en la forma de vivir, el derroche por falta de conciencia de la realidad y la contaminación por incuria, ignorancia y mala fe, han llevado las cosas a un punto que requiere actuaciones extraordinarias. El futuro depende de la planificación de nuevas estructuras adaptadas a la realidad social pero, antes que otra cosa, de la toma de conciencia social de que el agua es un bien escaso y frágil"

PARA SABER MÁS, VER:
iaph.es/patrimonio-cultural/patrimonio-inmueble/cultura_del_Agua


POZOS

De los olvidados, a los que son referente cultural o artísticos, si como aquellos que han dado vida a los patios y huertos urbanos.

Pozos históricos
Pozos olvidados
Pozos artesiano
Pozos en el patio de la casa

A menudo, digo que quien tiene un pozo, tiene una mina.

Del pozo a la entrada de la iglesia de San Pedro la de las reliquias de los Santos Mártires. responsable de las humedades hitóricas del templo, que resuma agua a unos 10 metros, conecta con el acuífero que conecta tal vez con el lago de las tendillas, a otros pazos controvertidos, como aquel de la Fuensanta, en la plaza del Pocito,de controvertida propiedad que reivindica el Cabildo que asegura ser propietario desde hace siglos de la huerta de Albacete, el predio sobre el que se levantó el santuario de la Fuensanta y que dio germen al barrio.
La arqueología nos muestra los pozos históricos. Los itinerarios cultural están salpicados de ellos. Sólo es cuestión de ponerlos en valor.


Pozo de época califal del siglo X. Restos arqueológicos hallados en Córdoba


 
De época romana,


Brocal islámico. Museo Arqueológico Córdoba 


Todavía hoy, las casas lo mantienen. A veces decorativos, otras en funcionamiento

 

En Pedroche encontramos, la fuente Nueva, la de la Encina, la de la Cava, la Conceja, el pocito Serrano, el pozo Republicano, la fuente de las Huertas y Pozo Tejera. Son las ocho fuentes que integran la nueva ruta turística que ha diseñado la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Pedroche, que ha reunido antiguas fuentes y pozos, con brocales de granito, hasta ahora prácticamente inadvertidos para el viandante, pero que no hace muchos años eran muy útiles ya que servían para saciar la sed, lavar la ropa, recoger agua para hacer la comida o para dar de beber al ganado. Vivencias, como cuando acudían a por agua con dos cántaros, uno en la cabeza y otro en la cadera, o cómo en otros casos iban con un burro con aguaderas o con jabón hecho y tendían la ropa sobre las piedras.



Espiel
  
Autorretrato vital", Pozoblanco, TEODOSIO
Fuente Nueva y su panel con información.CÓRDOBA


DEPÓSITOS

 


FUENTES

Función, estética y costumbre
¡Qué itinerario más refrescante para Córdoba que un paseo por sus fuentes!

El agua es la protagonista de este paseo-itinerario, y el aprovechamiento del hombre a lo largo de la historia de este recurso. Es difícil en Andalucía encontrar un arroyo que no haya dejado de fluir en el transcurso de los siglos.

 La fuente, sencilla o monumental, muchas veces unida a lavaderos y/o abrevaderos, es otro de los elementos que materializan la relación agua, naturaleza y cultura. Las fuentes han tenido, tienen un valor simbólico importantísimo como lugares de relación social. Son lugares de encuentro y  convivencia. En algunos sitios lugar central en los rituales festivos. Nunca faltan en el espacio sagrado. Cuando tienen propiedades se convierten en veneros con propiedades curativas.

Son "valiosos elementos de un patrimonio ambiental, socio-económico y cultural que hunde las raíces en el hombre y en toda la naturaleza"

 





 









Encontraremos la fuente del elefante en un bello paisaje. Hoy presenta una copia, la original parece que se encuentra enrejada en el Palacio Obispal



Mucha fuentes nos salen al paso. Muchas de ellas históricas, otras más contemporáneas.

 
Fuente en la hoy llamada catedral, x Teodosio

Todos nuestros pueblos presentan fuentes patrimoniales. Algunas son de gran belleza e incluso están declaradas Monumento Nacional

Uno que da nombre al pueblo
Quizá el lugar más antiguo de la ciudad, según la leyenda, origen de Pozoblanco. El nombre vienes por estar el pozo estaba constantemente cubierto por excrementos de aves de corral, tomando una coloración blanca. El pozo y el gallo son el símobolo del pueblo

En Montoro, Fuente de la Oliva en 1920, 

PARA SABER MÁS, VER:
 José Ortíz García, Fuentes en Montoro.


Rafael Linares Galisteo - Archivo Municipal de Priego de Córdoba

Tras sucesivas transformaciones desde el siglo XVI, fue terminada de construir a principios del siglo XIX. Diseñada en estilo barroco por Remigio del Mármol, se fecha su terminación en 1803.

Se concibe con tres estanques de distinto nivel y forma alargada en la que predominan los contornos curvos.En el mismo recinto de la Fuente del Rey se encuentra la Fuente de la Salud. Cuenta la leyenda que este fue el lugar donde Alfonso XI plantó su campamento. Su origen se debió a la necesidad de canalizar el manantial que abastece a la población. Fue construida por Francisco del Castillo en el siglo XVI, aunque también intervino el cantero local Alonso González Bailén. Está compuesta por un amplio frontispicio de estilo manierista.

Toda la superficie de la construcción presenta almohadillado de mármoles polícromos y en el centro, una hornacina con la imagen de la Virgen de la Cabeza. Sobre las rocas del manantial existen diferentes relieves, un pastor con sus ovejas y las figuras de Neptuno, Anfítrite y la Medusa. Declarada Monumento Nacional

PARA SABER MÁS, VER:


CISTERNAS, ESTANQUES,  ABREVADEROS

 -Abrevadero


Abrevadero de San Cristóbal. El paisaje cercano, próximo, está surcado por arroyos. En ellos, aparece la huella del hombre, y frtuto son estyas bonitas estampas que uno encuentra en sus itinerarios por la sierra cordobesa. Cerca está el abrevadero de los Morales.

-Estanque



En el Paseo de Córdoba, en el lado Oeste de la antigua Estación de Ferrocarril, hoy sede de RTVA (Radio y Televisión de Andalucía - Canal Sur), se encuentra una Piscina Limaria o Estanque de Decantación, aparecida en el Yacimiento de Cercadilla durante las obras de construcción de la nueva Estación de Ferrocarril y trasladada hasta aquí para permitir su conservación. Formaba parte del circuito hidráulico que abastecía el Palacio de Cercadilla y hasta ella llegaba el agua para ser limpiada o filtrada de residuos sólidos antes de su posterior distribución.

- Cisternas

- romanas de Monturque



-El yacimiento de Majadaiglesia se sitúa en la comarca de los Pedroches, a unos 6 km. de la localidad de El Guijo, junto a la ermita de Nuestra Señora de las Cruces. Cuando uno pasea por este paisje no deja de descubrir las diferentes muestras culturales del "cordobés" en la sierra



Junto a la misma, se sitúa una estructura rectangular de 2,70 m de ancho y 10,70 m de logintud, paralela al lado corto orientado al oeste de la cisterna. Debido a que los restos han vuelto a enterrarse durante los últimos años, no puede contemplarse todo su perímetro en la actualidad, por lo que es difícil deducir su relación con la edificación anexa. La continuidad del proyecto de puesta en valor del yacimiento dará más luz sobre su forma y utilidad.
Sí permanece claramente reconocible una construcción subterránea que discurre en dirección Suroeste, hacia la confluencia de los dos arroyos que bordean el cerro. El túnel subterráneo está hecho de mampostería y está abovedado. La anchura del mismo en su entrada es de 74 cm, estrechándose ligeramente ladera abajo. La luz del arco de la bóveda es de 68 cm. y la flecha mide 36 cm. La conducción consta de dos muros tangentes que franquean su entrada de en torno a metro y medio de longitud y una altura media de 40 cm., realizados también en mampostería


PARA SABER MÁS, VER:




Canalización

 

Las canalizaiones arqueológicas



BAÑOS 

 Baños califales

 Baños Alcázar, sala fria, almohade

Baños c/ Velázquez Bosco 

  

Baños andalusíes 
del siglo XII (calle Cara). Una figura desnuda a modo de alegoría del agua se apoya sobre una pequeña columna. En ella hay versos de Ibn Shuhayd que describen las sensaciones que el cliente experimentaba cuando entraba a estos establecimientos. Muy pocos saben que este autor escribió, además, uno de los primeros tratados de magia para ilusionistas de la Edad Media.
 Alegoría del Baño. Monumento con versos de Ibn Shuhayd 

 Alcantarillas . ¡Agua va!

En épocas pasadas, cuando aún no había en las casas sistemas de desagüe, era costumbre arrojar por los balcones y ventanas que daban a la calle las aguas sucias, orines y demás inmundicias. Para advertir a los transeúntes del peligro, se daba unos segundos antes el grito de "¡agua va!". Al escucharlo, la gente se apresuraba a buscar un lugar seguro para guarecerse del sucio chaparrón.
La carencia de alcantarillado hasta hace poco en determinados barrios formados por gente de aluvión. Tenemos que estar atentos al grito si no queremos ensuciarnos, por si acaso.

Salida del arroyo Bejarano 

  
                                                                           ouside

El agua hoy 

Emacsa

VILLA AZUL



E.D.A.R.-La-Golondrina, cordopolis
El agua residual es recogida por las redes urbanas de saneamiento, concentrada en colectores emisarios y conducida a las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDARs)se construyó entre los años 1.987 y 1.990, siendo puesta en marcha en 1.991. Se basa en un proceso clásico de fangos activos
La depuración de las aguas residuales supone un paso crucial en la preservación de la calidad de los ecosistemas naturales, pues permite devolver a la naturaleza el agua utilizada, como mínimo, en las mismas condiciones de calidad. Ello contribuye a mantener unos ecosistemas saludables, lo que redunda en beneficio del medio ambiente y en la calidad de vida de los ciudadanos. Además, el agua depurada supone darle un segundo uso, como el riego de parques, jardines o otros usos.


El uso del agua:
 Fuentes, embalses y riegos




- Los molinos y el rio

Es preciso trasladarse al tiempo en que los molinos o azudas entrañaron una presencia activa. Eran la gala industriosa del Guadalquivir para la producción harinera. Evoquemos sus nombres: Albolafia, La Alegría, Jesús María o de Enmedio, Salmoral, Pápalo Tierno o de Telléz. San Antonio, San Rafael, Martos y los de López García y Carbonell aguas arriba de la ciudad, y Casillas aguas abajo.


 El 30 de Junio de 2009 la Junta de Andalucía acordó inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz los once molinos situados en el curso del río Guadalquivir a su paso por la ciudad de Córdoba.


Antigua aceña o molino harinero, su origen se remonta a la época romana. La siqalla o rueda hidráulica la mandó construir Abderramán II

     
Molino San Antonio- Fue molino harinero y debe su nombre a una imagen de San Antonio que antaño se ubicaba en una hornacina existente en la fachada. Ha estado en funcionamiento hasta mediados del siglo XX, en que se usó el edificio para construir barcas para cruzar el Guadalquivir.


ACTIVIDADES

 
 Quien más disfruta del agua es mi perro

- JARDINES Y LA CULTURA DEL AGUA. INVESTIGAMOS


No hay comentarios:

Publicar un comentario