CLAVES EXAMEN: CRISIS ANTIGUO RÉGIMEN

CLAVES EXAMEN: CRISIS ANTIGUO RÉGIMEN

TEORÍA
Desarrolla el siguiente tema:

 Crisis del Antiguo Régimen.

- Monarquía absoluta y parlamentarismo.

- La Ilustración. Pensamiento político y económico.

- Economía agraria y capitalismo comercial.

- La sociedad estamental y el ascenso de la burguesía.

- Indica alguna revolución en la historia que se relacione con alguno de los tres tipos de revoluciones que existen, señalando, además, el año y los países o grupos involucrados:

Revolución
Nombre
Periodo/participantes
1
Política


2
Social


3
Económica


 




¿SERÍAS CAPAZ DE DEFINIR?

• Antiguo régimen
 Monarquía absoluta.- Despotismo ilustrado.- Parlamentarismo.- Bill of Rights.- Ilustración.- .- Enciclopedia.- Montesquieu (Separación de poderes).- Rousseau (Soberanía Nacional).-Siglo de las luces
 Monarquía absoluta • Siglo de las Luces. Ilustración • Enciclopedia •
 Monarquía parlamentaria • Despotismo ilustrado • Constitución • Declaración de derechos • Monarquía de derecho divino
Sociedad estamental.- Mayorazgo.- Nobleza de sangre y nobleza de toga.- Clero regular y secular.- Tercer Estado.- Burguesía.-Privilegios- Mortalidad catastrófica
 Ciclo demográfico antiguo, transición demográfica y ciclo demográfico moderno.
Crecimiento vegetativo
Tasa de mortalidad
Tasa de mortalidad infantil
Tasa de natalidad-
 Economía de subsistencia.- Agricultura de subsistencia, Openfield y bocage.- Señorío territorial y señorío jurisdiccional.- Gremio.- Sistema de trabajo a domicilio (Domestic System).- Manufacturas reales (o reales fábricas).- Monopolios de comercio.• Comercio triangular- Compañías de comercio.-  Sociedades Económicas de Amigos del País, • Mercantilismo • Fisiocracia • Liberalismo Crisis de subsistencias


PRACTICA
TRABAJAMOS CON FUENTES
PARA SABER MÁS, VER:
PROYECTO: HIS-CON-XIX-antiguo regimen-ACT


Comentario de texto:

En cada estado hay tres clases de poderes: el legislativo, el ejecutivo de las cosas pertenecientes al derecho de gentes y el judicial de las que pertenecen al civil.
Por el primero el príncipe o magistrado hace las leyes para cierto tiempo o para siempre, y corrige o deroga las que están hechas. Por el segundo hace la paz y la guerra, envía o recibe embajadores, establece la seguridad y previene las invasiones; y por el tercero castiga los crímenes o decide las contiendas de los particulares. Éste último se llamará poder judicial y el otro, simplemente, poder ejecutivo.
La libertad política, en un ciudadano, es la tranquilidad de espíritu que proviene de la opinión que cada uno tiene su seguri­dad, y para que se goce de ella, es preciso que sea tal el gobierno que ningún ciudadano tenga motivo de temer a otro.
Cuando los poderes legislativo y ejecutivo se hallan reunidos en una misma persona o corporación, entonces no hay libertad, porque es de temer que el monarca o el senado hagan leyes tiránicas para ejecutarlas del mismo modo.

Montesquieu: El espíritu de las leyes. 1748.

a). Enumera los poderes en que según Montesquieu debe dividirse la organización del Estado. Explica brevemente las funciones de cada uno. )
¿Qué finalidad tiene dicha división?

b). Sitúa el contexto ideológico en el que aparece el texto anterior.

Comenta las ideas principales del siguiente texto y describe el contexto histórico en que se halla:

“Cada individuo en particular pone todo su cuidado en buscar el medio más oportuno de emplear
con mayor ventaja el capital de que puede disponer. Lo que desde luego se propone es su propio
interés, no el de la sociedad en común: pero estos mismos esfuerzos hacia su propia ventaja le
inclinan a preferir, sin premeditación suya, el empleo más útil a la sociedad como tal (...)
Ninguno por lo general se propone primariamente promover el interés público y acaso ni aún
conoce cómo lo fomenta cuando no lo piensa fomentar. Cuando prefiere la industria doméstica a
la extranjera sólo medita su propia seguridad; y cuando dirige la primera de modo que su producto
sea del mayor valor que pueda, sólo piensa en su ganancia propia; pero en este y en otros muchos
casos es conducido como por una mano invisible a promover un fin que nunca tuvo parte en
su intención. Ni es contra la sociedad el que este loable fin no sea por todos premeditado, porque
siguiendo el particular por un camino justo y bien dirigido las miras de su interés propio, promueve
el del común con más eficacia a veces que cuando piensa en fomentarlo directamente (...)
Todo hombre, con tal que no viole las leyes de la justicia, debe quedar perfectamente libre para
abrazar el medio que mejor le parezca para buscar su modo de vivir, y sus intereses, y que puedan
salir sus producciones a competir con las de cualquier otro individuo de la naturaleza humana
(...)

Según el sistema de la libertad negociante, al soberano sólo le quedan tres obligaciones principales
a que atender (...): la primera proteger a la sociedad de la violencia e invasión de otras sociedades
independientes; la segunda, en poner en lo posible a cubierto de la injusticia y la opresión
de un miembro de la república a otro que lo sea también de la misma, o la obligación de establecer
una exacta justicia entre sus pueblos; y la tercera, la de mantener y erigir ciertas obras y establecimientos públicos, a que nunca pueden alcanzar, ni acomodarse los intereses de los particulares o de pocos individuos, sino los de toda la sociedad en común; por razón de que aunque sus utilidades recompensen superabundantemente los gastos al cuerpo general de la nación, nunca
satisfarían esta recompensa si los hiciese un particular”

(Adam Smith, La riqueza de las naciones,1776).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada