752 ARTE SIGLO XIX: ARQUITECTURA


ARTE SIGLO XIX: ARQUITECTURA



Joseph Paxton el Crystal Palace”.
 Aquel palacio de cristal, levantado en Londres para la Gran Exposición Mundial de 1851, se convirtió en el mayor edificio del mundo. “Lo hicieron posible la Real Sociedad de las Artes, el príncipe Alberto y la reina Victoria
Paxton desarrolló nuevas tecnologías. Las ideó mientras trabajaba de jardinero, construyendo invernaderos”.
Permaneció abierto en Hyde Park durante un año y luego fue trasladado al sur de Londres hasta que se quemó en 1936 

Todo el siglo XIX asistirá a una serie de crisis estéticas que se traducen en los movimientos llamados historicistas: bien por el hecho de que las innovaciones tecnológicas no encuentren en aquella contemporaneidad una manifestación formal adecuada, bien por diversas razones culturales y contextos específicos, los arquitectos del periodo veían en la copia de la arquitectura del pasado y en el estudio de sus cánones y tratados un lenguaje estético legítimo.

El primero de estos movimientos fue el ya citado Neoclásico, pero también va a manifestarse en la arquitectura neogótica inglesa, profundamente asociada a los ideales románticos nacionalistas. Los esfuerzos historicistas que tuvieron lugar principalmente en Alemania, Francia e Inglaterra por razones ideológicas, vendrían más tarde a transformarse en un mero conjunto de repertorios formales y tipológicos diversos, que evolucionarían hacia el Eclecticismo, considerado por muchos como el más decadente y formalista de entre todos los estilos historicistas.

La primera tentativa de respuesta a la cuestión tradición x industrialización (o entre las artes y los oficios) se dio con el pensamiento de los románticos John Ruskin y William Morris, proponentes de un movimiento estético que fue conocido justamente con el nombre de Arts & Crafts (cuya traducción literal es "artes y oficios"). El movimiento propuso la investigación formal aplicada a las nuevas posibilidades industriales, viendo en el artesano una figura a destacar: para ellos, el artesano no debería extinguirse a causa de la industria, sino hacerse su agente transformador, su principal elemento de producción. Con la disolución de sus ideales y la dispersión de sus defensores, las ideas del movimiento evolucionaron, en el contexto francés, hacia la estética del Art nouveau, considerado el último estilo del siglo XIX y el primero del siglo XX.
http://1.bp.blogspot.com/_GyVE4dH43Ww/S_EAnDgJPZI/AAAAAAAABtg/fDl35bwyDp4/s1600/ARQUITECTURA+DE+LA+2%C2%BA+MITAD+DEL+S.+XIX.jpg
    tomperez
 ANTECEDENTES
 ART-NEOCLASICO

HISTORICISMO Y ECLECTICISMO:

J. Nash. Royal Pavillion
Ch. Garnier. Ópera de París

  ART-REGIONALISMO ANDALUCIA

ARQUITECTURA DEL HIERRO:
Consideraciones generales
J. Paxton. Crystal Palace
Torre Eiffel
Otros edificios

LA ESCUELA DE CHICAGO:

H. Richardson
Almacenes Marshall. Chicago (1887)

L. Sullivan
Almacenes Carlson, Pirie & Scott. Chicago (1899-1904)

ARQUITECTURA DEL HIERRO
J. Paxton

Crystal Palace. Londres (1851)
J. Fowler y B. Baker

Puente sobre el estuario del Forth (1887)
L. Cubitt
King Cross Station. Londres (1852)
G. G. Scott y B. H. Barlow
St. Pancras Station. Londres (1869)
G. Eiffel
Torre Eiffel. París (1889)
C. L. Dutert y V. Contamin
Galería de las Máquinas. París (1889)
H. Labrouste
Biblioteca Nacional. París (1862)

 

ESTILOS
PARA SABER MÁS, VER:

 Arquitectura del siglo XIX:


ARQUITECTURA MODERNISTA:
A. Gaudí
París 1900
Viena Fin de Siglo
 LA SECESIÓN AUSTRIACA
J. M. Olbrich
Edificio de la Secesión Austriaca (1899)
O. Wagner
Karlplatz. Metro. Viena (1894-1898)
Oficina de Correos. Viena (1904-1906)
A. Loos
Casa de la Michaelerplatz. Viena (1911)

Modernismo en España

Al principio edificios modernista, después vuelven al pasado.
Ejemplos:

  • Ayuntamiento de Valladolid
  • Biblioteca Méndez Pelayo de Santander
Un edificio clásico: Palacio de Comunicaciones de Madrid; hecho con hormigón.
1929: Exposición en Barcelona sobre el arte del pasado.
1936 - 1939: inactividad en la arquitectura debido a G.Civil.
Después se levantan edificios derruidos, y además nuevos edificios para el gobierno de FRANCO.
Ejemplo:
- El Valle de los Caidos (con la cruz solemne en el paisaje).

En España, el modernismo tuvo su centro en Barcelona. Cuando la ciudad de Barcelona se amplió más allá de sus límites históricos, resultando el Eixample («Ensanche»; de Ildefonso Cerdá), en el que se desarrollará el llamado modernismo catalán o modernisme. El modernisme rompió con estilos anteriores y empleó para su inspiración formas orgánicas, al igual que hacía el Art Noueveau en Francia y el Jugendstil en Alemania. El arquitecto más famoso es Antoni Gaudí, cuya obra en Barcelona (los más conocidos La Sagrada Familia, el Parque Güell, la Casa Milà y la Casa Batlló) y en otros lugares de España (Capricho de Gaudí, Casa Botines y Palacio Episcopal de Astorga) mezcla la arquitectura tradicional con otros estilos nuevos, siendo precursor de la arquitectura moderna. Otros arquitectos catalanes notables de la época fueron Lluís Domènech i Montaner y Josep Puig i Cadafalch.
El modernismo también tuvo desarrollo en otras ciudades de Cataluña, como Tarrasa (Masia Freixa y Vapor Aymerich, Amat i Jover) y Reus (Casa Navàs), y del resto de España, como Teruel (Casa de Tejidos el Torico o Casa Ferrán), Zaragoza (Casino Mercantil o Quiosco de música del Parque Primo de Rivera) o Comillas, donde, a parte del Capricho de Gaudí, se puede admirar la Universidad Pontificia Comillas.

PARA SABER MÁS VER:
Antonio Gaudi

La primera de sus obras que llega a ser muy conocida la inicia en 1883, consistente en una residencia veraniega ubicada en Comillas, en plena costa cantábrica. Así, en medio de un bosque de castaños, en un terreno de pronunciada pendiente mirando hacia el mar proyecta una casa que le había encargado el que, años más tarde, sería marqués de Comillas.

Desde el punto de vista constructivo, Gaudí emplea la piedra, ladrillos macizos de distintos colores decorados con hileras de baldosas cerámicas, la mayoría de ellas pintadas o con relieves de flores y hojas de girasol.

Estéticoamente, se encuentra entre las obras de inicios con un marcado gusto por la arquitectura y el diseño oriental de países como India, Persia y Japón, al tiempo que hay referencias al arte hispano-islámico, caso del mudéjar y del nazarí de Andalucía.

En ese mismo año, 1883, se construye su primera vivienda urbana en la calle Les Carolines de Barcelona. Su propietario, Manuel Vicens i Montaner, era un acaudalado corredor de bolsa, por lo que podía costearse esta casa unifamiliar que se enmarca en el mismo estilo orientalista de El Capricho.

En esta obra, el uso de las abundantes decoraciones florales las justifica el propio Gaudí cuando al respecto comentó: “Cuando fui a tomar medidas, el solar estaba totalmente cubierto de esas mismas florecillas que adopté como tema ornamental en las cerámicas. También había una exuberante palmera, cuyas palmas, fundidas en hierro, forman la valla y la puerta de entrada”.

Cinco años más tarde se termina la vivienda, que posteriormente, entre 1925 y 1927, sería ampliada por un alumno suyo, Joan Baptista Serra de Martínez, que se mantendría en permanente contacto con el anciano maestro para llevar a cabo la remodelación del edificio y del jardín.

Antoni Gaudí era un hombre de profundas convicciones religiosas. Esta condición dio lugar a que aceptara con bastante entusiasmo el encargo de continuar con el proyecto del Colegio de las Teresianas, ubicado en la calle Ganduxer de Barcelona. De este modo, en 1889, se pone manos a la obra con la realización de un paralelepípedo compacto cuyo aspecto exterior recuerda a la imagen de un austero castillo.

Al arquitecto se le pidió un proyecto original, de bajo presupuesto, algo inusual para él, puesto que su arquitectura con criterios artesanales implicaba un trabajo laborioso que, lógicamente, se traducía en un alto coste económico.

A pesar de que exteriormente recuerda un tanto a la arquitectura militar, el interior es de gran sencillez y luminosidad, lograda con dos patios interiores, unidos longitudinalmente por pasillos cubiertos de una densa secuencia de arcos catenarios.

Precisamente es la belleza que se desprende del ritmo secuenciado de estas arcadas la que ha hecho famoso a este colegio, puesto que en todas las obras dedicadas al autor catalán aparecen fotografías de este tipo de arco.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
Fuera del entorno catalán y balear, Gaudí realizó tres obras: la ya comentada de El Capricho de Comillas, el Palacio Episcopal de Astorga (León) y la casa Fernández Andrés en León.

Sobre la segunda indicada, conviene apuntar que, en 1886, Joan Baptista Grau fue nombrado obispo de Astorga, y, puesto que había nacido también en Reus, conocía a Gaudí, ya renombrado y controvertido arquitecto. Apunto lo de controvertido dado que no todo el mundo estaba muy conforme con el tipo de arquitectura que realizaba, contraria a los planteamientos renovadores que algunos arquitectos impulsaban.

Ciertamente, el edificio de Astorga es un auténtico palacio-castillo con claras reminiscencias góticas. Inicialmente concebido como residencia del obispado, acabó convirtiéndose en un museo, ya que, aun teniendo por entonces la Iglesia un gran poder, la opulencia y ostentación de la obra eran visibles a todas luces.

En el comienzo del nuevo siglo, es decir, en 1900, Gaudí se embarcaría en un trabajo que acabaría siendo una de sus obras más admiradas y auténtico símbolo de Barcelona. Me refiero al Parque Güell, situado en los alrededores de la ciudad catalana. 

Su promotor, Eusebi Güell, industrial y político catalán, ya conocía y admiraba a Antoni Gaudí, por lo que le había encargado previamente distintas obras antes de embarcarse en un proyecto de ciudad-jardín dentro de unos terrenos de su propiedad de unas 15 hectáreas en la accidentada montaña de Pelada. 

La idea de ciudad-jardín no sedujo a la burguesía catalana, por lo que solo se vendieron dos parcelas, una de ellas para el propio Gaudí, quien construyó en este entorno su casa-muestra. Sin embargo, el lugar atrajo a grupos y asociaciones barcelonesas que celebraban allí espectáculos y encuentros al aire libre. 

Así, en 1906, antes de concluir la sala hipóstila del templo dórico, se desarrolló el I Congreso de Lengua Catalana, en el que participaron Antoni Gaudí y Eusebi Güell como militantes activos a favor de la autonomía catalana.

En 1923, finalmente, el parque fue donado por el hijo de Güell al Ayuntamiento de Barcelona que lo transformó en parque público, por lo que acabó siendo uno de los mayores atractivos de la ciudad junto a la Sagrada Familia. 

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
Hacia finales del siglo XIX y comienzos de XX, surge en Francia una corriente artística que reivindica el trabajo artesanal y la vuelta a las formas que nacen de la naturaleza. Me estoy refiriendo al art nouveau, que en nuestro país recibiría la denominación de modernismo.

Esta corriente tendría un gran desarrollo en el diseño de carteles, en ebanistería, joyería y, en menor medida, en el campo de la arquitectura, pues llevar a cabo la construcción con las pautas estéticas del modernismo suponía, de entrada, una gran inversión económica, puesto que la mayor parte había que realizarla artesanalmente.

Gaudí se adscribió a esta corriente con gran entusiasmo, ya que enlazaba muy bien con su propio carácter y su manera de entender la creación artística, en la que hay que incluir a la propia arquitectura.

Los dos ejemplos más significativos de esta corriente los vemos en el Paseo de Gracia de Barcelona. Allí se encuentran la Casa Batlló y la Casa Milà como paradigmas de la arquitectura modernista. La primera fue comenzada en 1904, acabándose dos años más tarde. Inmediatamente, en 1906, comenzaría la segunda, que, por sus características, recibiría la denominación popular de La Pedrera.

Inevitablemente habría que cerrar este artículo sobre el gran arquitecto catalán con el templo de la Sagrada Familia. 

Dado que esta obra merecería un extenso artículo para describir mínimamente sus partes, quisiera simplemente apuntar que es el monumento más visitado de la Ciudad Condal, del que Gaudí se hizo cargo del mismo a partir de 1883, reinterpretando y reelaborando de forma gradual el proyecto de su predecesor, el arquitecto Francesc de Paula Villar. 

Su trabajo la Sagrada Familia llegaría hasta 1926, puesto que el 10 de junio de ese año fallece al ser atropellado por un tranvía a la edad de 74 años. A su muerte le sucederían en la continuación de esta magna obra distintos arquitectos que seguirían la estela marcada por el genio catalán.

Los últimos años de Gaudí estuvieron consagrados íntegramente a esta magna obra. Vivía en la propia Sagrada Familia, cuya finalización estimaba en 200 años, y solo se permitía un paseo a orillas del mar los domingos por la mañana, acompañado de un grupo de jóvenes arquitectos con los que mantenía charlas sobre sus ideas acerca del arte, la arquitectura y la realidad política y social de Cataluña. 

OBRA


edificio construido entre 1904 y 1906. Y no sólo lo es por la planificación y distribución de los espacios, sino por los azulejos de mil colores empleados para decorar la fachada, que representa un mar en calma y esta rematada en forma de lomo de animal con grandes escamas tornasoladas. Si visitas el interior, no dejes de fijarte en las preciosas vidrieras, en el azulado patio interior y en el mobiliario, también diseñado por Gaudí. - See more at: http://www.guiadelocio.com/a-fondo/tras-los-pasos-de-gaudi-en-barcelona#sthash.V4iUlk7v.dpuf
Sagrada Familia. Barcelona (1883-1926)
Parque Güell. Barcelona (1885)
Casa Batlló. Barcelona (1905)
Casa Milá. La Pedrera. Barcelona (1906-1910)
H. Guimard
Metro de París (1900)
V. Horta
Hotel Tassel. Bruselas (1893)
L. Doménech i Montaner
Palacio de la Música. Barcelona (1906-1909)
edificio construido entre 1904 y 1906. Y no sólo lo es por la planificación y distribución de los espacios, sino por los azulejos de mil colores empleados para decorar la fachada, que representa un mar en calma y esta rematada en forma de lomo de animal con grandes escamas tornasoladas. Si visitas el interior, no dejes de fijarte en las preciosas vidrieras, en el azulado patio interior y en el mobiliario, también diseñado por Gaudí. - See more at: http://www.guiadelocio.com/a-fondo/tras-los-pasos-de-gaudi-en-barcelona#sthash.V4iUlk7v.dpuf

Brillante, no hay otro adjetivo que podamos dedicar a este precioso edificio construido entre 1904 y 1906. Y no sólo lo es por la planificación y distribución de los espacios, sino por los azulejos de mil colores empleados para decorar la fachada, que representa un mar en calma y esta rematada en forma de lomo de animal con grandes escamas tornasoladas. Si visitas el interior, no dejes de fijarte en las preciosas vidrieras, en el azulado patio interior y en el mobiliario, también diseñado por Gaudí.
- See more at: http://www.guiadelocio.com/a-fondo/tras-los-pasos-de-gaudi-en-barcelona#sthash.V4iUlk7v.dpuf


Basílica de la Sagrada familia


PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
Hasta 18 torres, 12 para cada uno de los apóstoles, cuatro para los evangelistas, una a Jesús y otra a María tendrá este templo cuando concluyan sus obras, ¡si es que algún día lo logran! Lo más destacable en esta basílica, además de sus dimensiones, es la simbología de sus fachadas, donde se representa la historia sagrada, y la combinación de diferentes estilos arquitectónicos.

Casa Batlló
Brillante, no hay otro adjetivo que podamos dedicar a este precioso edificio construido entre 1904 y 1906. Y no sólo lo es por la planificación y distribución de los espacios, sino por los azulejos de mil colores empleados para decorar la fachada, que representa un mar en calma y esta rematada en forma de lomo de animal con grandes escamas tornasoladas. Si visitas el interior, no dejes de fijarte en las preciosas vidrieras, en el azulado patio interior y en el mobiliario, también diseñado por Gaudí.


Casa Bellesguard
Aunque su nombre oficial es Casa Figueras, se la conoce como Bellesguard y es famosa, sobre todo, por su torre. Hay que desplazarse hasta la sierra de la Collserola para contemplar esta obra con cierto regusto medieval y esencia neogótica. Gaudí se decantó por este estilo arquitectónico porque en el siglo XV había un castillo en la zona. La cruz de cuatro brazos que remata su torre delata el estilo del arquitecto catalán. 

Casa Calvet
Premiada en 1900 por el Ayuntamiento de Barcelona como la mejor casa construida del año, hay quien la califica como la obra más conservadora de Gaudí. El arquitecto quiso rendir su particular homenaje al barroco catalán, que decoró con impresionantes balcones de hierro forjado. Se construyó con piedra de Montjüic.

Casa Milá
La Pedrera Declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1984, Casa Milá es hoy mucho más que una casa diseñada por Gaudí. Los catalanes la conocen cariñosamente como "La Pedrera" (cantera) por su fachada de piedra, y es, además de lugar turístico típico, centro de arte y exposiciones. Fue la última obra que Gaudí acometió en el Paseo de Gracia.

Casa Vicens
Este fue el primer gran encargo que Gaudí recibió en el barrio de Gracia. La casa, de estética mudéjar, llama poderosamente la atención por su profusa decoración de azulejos en la fachada, inspirados en su mayoría en la naturaleza, algo que será tendencia en el resto de la obra de este genial arquitecto. Hay quien considera que Gaudí se decantó por este tipo de ornamentación porque el propietario de la casa, Manuel Vicens, poseía una fábrica de baldosas y quiso así homenajearle.
Al tratarse de un edificio privado, no puede visitarse. 

 
Colegio de las Teresianas
El estricto presupuesto al que Gaudí tuvo que ajustarse en la construcción de este colegio para la Compañía de Santa Teresa, que continúa siendo centro escolar hoy día, hace que no destaque especialmente por la riqueza de su decoración ni de los materiales usados. Quizá por eso tenga más valor, porque Gaudí supo apañárselas con apenas yeso y piedra desmenuzada para crear un edificio de gran belleza artística en el que destacan sus almenas y sus cruces de cuatro brazos. 



Palau Güell
El paso de la austeridad a la profusión decorativa está perfectamente representado en este edificio, que fue vivienda del gran mecenas de Gaudí. El subterráneo es oscuro y con escaso adorno y la terraza destaca por las 20 chimeneas decoradas con miles de fragmentos de azulejos de muchísimos colores. Gaudí era consciente de que el Conde Güell quería hacer ostentación de su hogar delante de sus amistades, por lo que eligió los mejores materiales disponibles en la Cataluña de la época, sobre todo, mármol.



Park Güell
Es una de las obras más emblemáticas de Gaudí y en la que naturaleza y arquitectura se dan la mano de forma más bella. Su profusión de zonas verdes se debe a que Gaudí y Güell lo proyectaron como una gran urbanización al estilo inglés –de ahí su nombre de "Park"– que finalmente no llegó a materializarse. Junto con Gaudí trabajaron algunos de sus colaboradores más habituales, como Josep Maria Jujol, responsable de la bancada-mirador de la ciudad, Francesc Berenguer, Joan Rubió y Llorenç Matamala.


Casa Museo Gaudí
Los planos originales del Park Güell contemplaban la edificación de hasta 60 viviendas, lo que lo convertirían en una urbanización de lujo en Barcelona. Finalmente sólo se construyeron dos, una para el Conde Güell y otra para el arquitecto responsable de las obras, Antonio Gaudí. Esa vivienda es hoy el museo del genial arquitecto, donde pueden visitarte colecciones de objetos por él diseñados, sobre todo mobiliario, y otros que empleaba en su día a día así como una fantástica biblioteca. 
 



 OBRAS:

Plano del Museo del Prado con la arquitectura de Juan de Villanueva. 1875


Plano del Museo del Prado con la arquitectura de Juan de Villanueva 

Caja de Ahorros y Monte de Piedad de ValenciaReconstruido en 1928 al estilo neobarroco por la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Valencia, el edificio Glorieta alberga la sede central de Bancaja
Reconstruido en 1928 al estilo neobarroco por la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Valencia, el edificio Glorieta alberga la sede central de Bancaja
2
Junto a la Glorieta se sitúa el Centro Cultural Bancaja de Valencia, de estilo ecléctico e inspiración barroca
Junto a la Glorieta se sitúa el Centro Cultural Bancaja de Valencia, de estilo ecléctico e inspiración barroca

 3

Caixa Laietana. Modernismo catalán. 

La Casa Coll i Regás es la sede de la Fundación Caixa Laietana diseñado por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch en 1897

Casa Coll i Regàs: se trata de uno de los edificios modernistas mejor conservados de Mataró y ejerce de sede de la Fundación Caixa Laietana. El inmueble fue diseñado por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch en 1897. Su fachada presenta ornamentos estucados, cerámicas decoradas, rejas de hierro forjado en las ventanas y sobre la puerta de entrada una escultura llamada La Filosa, de Eusebi Arnau. El interior está decorado con diseños florales estucados, madera así como vidrieras en ventanas y puertas. También presenta alusiones a la industria textil por la actividad profesional de sus primeros propietarios. La casa dispone de una vidriera cenital que otorga iluminación natural al salón central.
Ateneo obrero de Mataró: el inmueble fue utilizado en un principio como sala de baile. Caixa Laietana lo ha reconvertido en espacio polivalente. La sala se estrenó en 1998 con una exposición sobre las máquinas de vapor y la Revolución Industrial. Luego ha albergado muestras sobre la Semana Santa, los grafitis o el popular Scalextric.



La Casa Coll i Regás es la sede de la Fundación Caixa Laietana diseñado por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch en 1897


ARQUITECTURA HISTORICISTA


Catedral de Santa María la Real de la Almudena de Madrid




Archivo:Catedral de Santa María de la Real de la Almudena en Madrid.jpg
 La catedral de la Almudena (MADRID, Bailén, 8). Neoclásica en el exterior, neogótica en el interior y neorrománica en la cripta. La catedral de la Almudena, es, según Antonio Miranda, catedrático de la Universidad Politécnica, "un pastiche de estilos anacróni-cos". "Ecléctico y artificial, es un edificio repulsivo, que mezcla todos los estilos habidos y por haber con tan poca gracia que ni siquiera puede resultar irónico". La catedral es el resultado de una obra que se extiende desde 1879 a 1993, de la que se ocuparon varios arquitectos, principalmente el Marqués de Cubas (autor del proyecto original de finales del XIX, inspirado en el gótico francés) y Fernando Chueca Goitia, que se hizo con el proyecto hacia 1945 y lo finiquitó medio siglo después en un estilo más neoclásico. En medio, parones, problemas, cambios de moda y de arzobispos... contribuyeron al pastiche. "El resultado es una porquería", dice Miranda. De remate, la muy polémica decoración de pinturas y vidrieras del ábside encargada en 2004 por Rouco Varela a Kiko Argüello.

-------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario