772 Regionalismo historicista en Andalucía

Regionalismo historicista en Andalucía

El regionalismo historicista fue un movimiento arquitectónico que se dio en Andalucía a finales del siglo XIX y principios del siglo XX hasta el inicio de la guerra civil.1

La arquitectura andaluza desde principios del siglo XX hasta el estallido de la Guerra Civil, se desenvolvió dentro de los cauces de un auténtico tradicionalismo estético que primero giró en torno a la perpetuación de los historicismos decimonónicos y más tarde tuvo su fundamento en el ideario regionalista, salvo algunas importantes actuaciones de influencia modernista (Art Nouveau). La arquitectura andaluza en esa época vivió preocupada por la recuperación de un pasado artístico, especialmente el mudéjar y el barroco, considerado como glorioso. En función de las provincias se desarrollaron diferentes tendencias dentro del regionalismo:

1. En Sevilla y Córdoba se dio el neomudéjar, liderado fundamentalmente por arquitectos como

Aníbal González,
Juan Talavera y Heredia
José Espiau y Muñoz,


2. En Cádiz y Huelva el neocolonialismo

3. En las provincias de Almería, Granada, Málaga y Jaén el historicismo ecléctico.



Paisaje romántico y costumbrismo

Andalucía se convirtió en la quintaesencia de la imagen romántica de España; su pasado y su arquitectura morisca, su flamenco, sus gitanas, toros, bandoleros o procesiones ocuparon la imaginación de escritores y artistas románticos. Una imagen estereotipada que sugestionó profundamente a los propios pintores españoles, deseosos de consolidar su propia identidad y prestos también a abastecer el rico mercado internacional de pinturas de tema andaluz que se desarrolló desde mediados del siglo XIX.

El Museo de Bellas Artes de Sevilla, y la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza son fundamentales para conocer la larga historia del arte pictórico sevillano, aunque los museos de bellas artes andaluces completan la visión.

Dada su temática, merece una mención especial la pintura costumbrista andaluza, desarrollada a partir del Romanticismo por autores como

Manuel Barrón,
José García Ramos,
Gonzalo Bilbao y
Julio Romero de Torres
Joaquín Turina
Julio Romero de Torres
Gonzalo Bilbao

Las obras muestran los grandes cambios que experimenta el paisaje como género pictórico durante el Romanticismo. Frente al tratamiento sereno e ideal del paisaje loreniano, los románticos sucumben ante una naturaleza sublime e imponente, deleitándose al tiempo en los pequeños detalles pintorescos. Se inscriben aquí las obras de Fritz Bamberger, Manuel Barrón, Andrés Cortés y Aguilar o Genaro Pérez Villaamil.

La colección Thyssen presenta una nutrida selección de la mejor pintura costumbrista andaluza, a través de artistas como :

Manuel Cabral Aguado Bejarano, 
 Rafael Benjumea,
 José y Joaquín Domínguez Bécquer,
 José García Ramos 
 Guillermo Gómez Gil.
José García Ramos
Cortejo español (detalle)
1885
Alfred Dehodencq
Una cofradía pasando por la calle Génova, Sevilla (detalle)
1851
Fritz Bamberger
Playa de Estepona con la vista del Peñón de Gibraltar (detalle)
1855
José Moreno Carbonero
Cortejo ante la verja (detalle)

Manuel Barrón y Carrillo
Puerto de Málaga (detalle)
1847
Guillermo Gómez Gil
La fuente de Reding/ Cerca de la Fuente (detalle)
c. 1880-1885


 
SEVILLA

Archivo:Sevilla Plaza de Espana.JPG

Plaza de España de Sevilla, obra cumbre del Regionalismo Historicista.
Aníbal González

Uno de sus mayores representantes fue Aníbal González que construyó edificios emblemáticos de este estilo como:
El Pabellón Mudéjar
La Capillita del Carmen
El Pabellón Real
El Museo Arqueológico de Sevilla
La Plaza de España4 5
El Gallo Azul


Torcuato Luca de Tena y Álvarez Ossorio (pariente de Aníbal),

Sevilla desde San Juan de Aznalfarache', de Manuel Barrón (1850).



 MALAGA:

 Se contruyeron en este estilo numerosas villas en los barrios burgueses de El Limonar y La Caleta y conjuntos urbanos como la Colonia Santa Inés.7

 Entre los edificios munumentales historicistas destacan:

El Mercado de Atarazanas, de Joaquín de Rucoba y Octavio de Toledo: de estilo neoárabe con elementos nazaríes y califales, se contruyó a partir de la conservación de un arco de las antiguas atarazanas musulmanas.

La Plaza de Toros de la Malagueta, de Joaquín de Rucoba y Octavio de Toledo, de estética clasicista y mudéjar

El Casa de Correos y Telégrafos, de Teodoro de Anasagasti y Algán: de estilo neomudéjar.

El Palacio Consistorial, de Manuel Rivera Vera y Fernando Guerrero Strachan: de estilo neobarroco aunque también con algunos elementos modernistas.
 google


Archivo:Universidad de Málaga 02.jpg


Correos y Telegrafos de Málaga, al fondo, el Ayuntamiento.


CÓRDOBA:

ARQUITECTURA

 Félix Hernández Giménez

Durante la década de 1920 desarrolla su actividad más interesante como constructor y arquitecto. Córdoba le debe un abundante muestrario de casas de viviendas que responden a la estética del regionalismo neobarroco, entre las que destacan las del paseo del Gran Capitán, la casa Hoces Losada de calle Concepción, ambas de 1925, y la 'casa Colomera en las Tendillas, de 1928.
 Sus formas se basan en las del barroco local del siglo XVIII, extrayendo de ellas un carácter netamente cordobés, capaz de equipararse con el neobarroco sevillano y con el madrileño, sin renunciar a ciertos guiños emparentados con el secesionismo vienés. 
 Palacio de los Colomera (1928), en la plaza de las Tendillas. 
Considerada como una simbiosis modernista entre una casa solariego en las dos primeras plantas, siendo las dos segundas plantas de pisos.

Pero su faceta más conocida fue la conservación y restauración de infinidad de monumentos histórico-artísticos, la mayor parte de ellos ubicados en la provincia de Córdoba. De muy importante puede calificarse su participación en las obras de consolidación de la Mezquita-Catedral,

- Francisco Azorín Izquierdo 

 A partir de 1917 de se dedicó al ejercicio libre de la profesión y sus primeras obras cordobesas presentan una mezcla de regionalismo, historicismo y modernismo que suponía el mejor ejemplo existente en Andalucía del “Secionismo Vienes” en materia de casas para vivienda. Sus inquietudes urbanísticas renovadoras le llevaron a proyectar un ambicioso “Proyecto de Ciudad Jardín”, en Córdoba, que no llegaría cristalizar por fallecimiento de Diego Serrano promotor del mismo. Este extraordinario proyecto contemplaba el Ensanche para Córdoba, (y que hubiera estado situado en la zona de Ciudad Jardín, aunque de mucha mayor dimensión

Azorín Izquierdo construyó abundantes obras así como muchas edificaciones que se han conservado hasta hoy por su elegancia y sus acabados regionalistas. Otros han sido demolidos por razones especulativas en los años sesenta y setenta del siglo XX. Los más importantes son:


 Gonzalo Domínguez Espúñez

- Rectorado

Inspirados en el cercano modelo de la antigua Mezquita aljama, perviven en la fachada de la Veterinaria, como los arcos de herradura o las dovelas bicolores. El edificio es“la muestra más destacada del Regionalismo en Córdoba”, fue proyectado por el arquitecto Gonzalo Domínguez Espúñez, pero su construcción fue lentísima, ya que comenzó en 1912 y no se terminó hasta 1936, y aún tardaría cinco años más en instalarse la Escuela de Veterinaria, elevada a Facultad en 1944. Piedra, ladrillo y azulejos se combinan en la gran fachada del edificio, preludiada por los jardines, y sobre ellos avanzan dos cuerpos que crean la sensación de plaza en el espacio central.


http://2.bp.blogspot.com/_JVifrXUDhvs/Sw2BryZVTkI/AAAAAAAAATs/bZPZEI9ffM4/s1600/universidad.jpg
Rectorado de la Universidad de Córdoba (antigua Facultad de Veterinaria) un bello edificio neomudéjar, ubicado en la Avenida de Medina Azahara

 ESCULTURA

- Mateo Inurria

Mateo Inurria - 

Un naúfrago
PROCEDENCIA: Exposición Nacional de Bellas Artes de 1890.

Comentarios

Mateo Inurria, nacido en el seno de una familia de artesanos de origen valenciano afincada en Córdoba, se formó en la Escuela Provincial cordobesa, perfeccionando posteriormente sus estudios en Madrid, donde puso de manifiesto, desde muy pronto, sus cualidades artísticas. También se dedicó a la enseñanza de la escultura en ambas ciudades. Uno de sus primeros éxitos fue conseguido, precisamente, tras el escándalo generado por esta obra en la Exposición Nacional de 1890. La escultura, de concepto tardo romántico, fue rechazada por el jurado, que la creía vaciada del natural en lugar de modelada, como indicaban las bases que debía ser. Este rechazo fue el origen, como desagravio, de la adquisición por suscripción popular de la obra para el museo.


 PINTURA

EN EL MUSEO BELLAS ARTES DE CÓRDOBA:

-Tomás Muñoz Lucena (Córdoba, 1860 - Madrid, 1943). Óleo sobre lienzo. 253,5 x 124 cm. 1886.


Muñoz Lucena, formado en la Escuela Provincial de Bellas Artes de Córdoba al lado de Romero Barros, y en la de San Fernando de Madrid, con Federico de Madrazo, marchó a Roma pensionado por la Diputación de Córdoba para completar su formación, lo que le abrió el camino hacia el reconocimiento definitivo. La obra está protagonizada por una joven campesina, ataviada a la usanza italiana, que da de comer a unas gallinas, junto a un pequeñuelo que la observa sentado en la escalinata de una villa. Responde a la obligación, como contrapartida al pensionado, de enviar a la Diputación alguna obra para dar cuenta de los progresos realizados en Roma. Presenta la típica pintura colorista de pinceladas gruesas que luego caracterizaría toda la trayectoria del artista.

- Rafael Romero de Torres (Córdoba, 1865 - 1898). 
Óleo sobre lienzo. 318 x 210 cm. 1890.El albañil herido o Los últimos sacramentos
Rafael Romero de Torres, el mayor de los hijos artistas de Rafael Romero Barros, se formó en la Escuela Provincial de Bellas Artes de Córdoba, obteniendo sucesivas pensiones de la Diputación Provincial para cursar estudios en la Escuela de San Fernando de Madrid y en Roma, gracias a sus magníficas condiciones como dibujante. Esta obra era uno de los envíos que debía realizar a la Diputación con motivo de su pensión y en ella toca el tema de las condiciones de trabajo de la época. Forma parte de una trilogía de obras que, con temáticas como el paro y la emigración, ponen de manifiesto un claro sentido de denuncia social, que le convierte en uno de los artistas más sugestivos del noventayochismo español.

-Julio Romero de Torres
Julio Romero de Torres (Córdoba, 1874 - 1930). Óleo sobre tabla. 72,8 x 47,8 cm. Hacia 1900. 

Comentarios
Julio Romero de Torres nació en el recinto del museo, ya que su familia ocupaba la vivienda del Conservador, situada en el mismo. Se formó en la Escuela Provincial de Bellas Artes, triunfando con su pintura, fundamentalmente a partir de 1907, gracias a una nueva estética que le elevó a la fama y a su asentamiento definitivo en la capital de España. Durante los años del tránsito de centurias practicó una pintura de corte moderno, muy cercana al simbolismo europeo y al particular luminismo español con el que Joaquin Sorolla había triunfado, como pone de manifiesto esta obra, realizada en el interior de la vivienda familiar y donde la mujer es puesta al servicio de una temática de neto asunto regional.
Mateo Inurria Lainosa (Córdoba, 1867 - Chamartín de la Rosa, Madrid, 1924). Yeso patinado. 73 x 193 x 65 cm. 1890.

Julio Romero de Torres (Córdoba, 1874 - Córdoba, 1931).Óleo sobre lienzo.200 x 143 cm. Hacia 1905.ProcedenciaColección Familia Romero de Torres.

Comentarios
Romero de Torres desarrolló en su Córdoba natal, antes de su definitivo paso a Madrid en 1916, una producción pictórica plenamente entroncada con los temas y procedimientos gratos al Modernismo europeo. En esta obra utiliza el pasillo de acceso al jardín de la vivienda familiar como fondo y a su mujer, sobrina y criada, como protagonistas. Mediante una pintura llena de aires sorollescos, el artista toca el tema de las tres edades de la mujer -niña, joven y anciana-, plenamente imbricado con la actitud arquetípica hacia el amor que éste mantiene a lo largo de su existencia.

Anexo:Cuadros de Julio Romero de Torres  



No hay comentarios:

Publicar un comentario