842 ARQUITECTURA S. XX

“A principios del siglo XX, Le Corbusier trató de asimilar técnicas nuevas a lenguajes nuevos. Hoy la arquitectura ondulante de Zaha Hadid se ofrece como vanguardia con deliberado olvido de cómo va a construirse”. MONEO

TORRE EIFEL  junio de 1900 HULTON ARCHIVE-GETTY IMAGES

La arquitectura del siglo XX

 En pleno barrio de Manhattan de la ciudad de Nueva York, Philip Johnson proyectó, junto a su socio el arquitecto John Burgee, un rascacielos de 37 plantas y 197 metros de altura, por encargo de la empresa AT&T (American Telephone & Telegraph). Las obras de este rascacielos finalizaron en 1984.  He de apuntar como un hecho relevante, tal como he indicado anteriormente, que seis años antes de la finalización de este edificio su autor había recibido, en 1979, el premio Pritzker de Arquitectura, siendo el primero de los arquitectos que recibiera este galardón.

La arquitectura del siglo XX

Las construcciones más emblemáticas del siglo XX en numerosas ciudades occidentales proceden de las aportaciones del modernismo y de las vanguardias de finales del XIX. Sin embargo, los movimientos más significativos de la centuria se relacionan con las corrientes racionalistas y funcionalistas del llamado Estilo Internacional y con la intuición de arquitectos geniales, como Frank Lloyd Wright o Le Corbusier.

Racionalismo


En los años 1920 los los principios funcionalistas, la estética industrial, las superficies puras, la independencia de la estructura respecto de los cerramientos y la tabiquería, la vivienda mínima, la vivienda colectiva, la zonificación, etc.

 En esa época está activo publicando artículos sobre arquitectura y participando en los Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna, comprometido con el Movimiento Moderno, hasta los primeros años 1930.

(Los Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna, abreviados CIAM,) Se celebró antes de la Segunda Guerra Mundial y trató los temas típicamente funcionalistas (análisis de recorridos, análisis de superficies habitables, vivienda mínima), yendo de menos a más, es decir, comenzando a estudiar la vivienda en el CIAM I, después el barrio y después la ciudad. Este primer bloque produjo la Carta de Atenas, síntesis de la ideología moderna sobre la ciudad, basada en el criterio de zonificación,

Las vanguardias de las primeras décadas del siglo

Entre los llamados movimientos de vanguardia se diferenciaron numerosas corrientes, todas ellas unificadas por el deseo de experimentación:
  • La arquitectura futurista, dentro de la cual destacó el italiano Antonio Sant¿ Elia (1880-1916), que se interesó por el maquinismo y la proyección de ciudades ideales, con profusión de formas aerodinámicas.
  • El expresionismo arquitectónico aunó la búsqueda de la fluidez aerodinámica con la solidez plástica. En esta corriente se inscribieron Bruno Taut (1880-1938), Hans Poelzing (1869-1936) y Eric Mendelsohn (1887-1953), creador de la singular torre de Einstein, en Potsdam.
  • El neoplasticismo holandés y el constructivismo ruso, desarrollados especialmente en la pintura, señalaron también directrices arquitectónicas basadas en la rigidez de las formas geométricas.

La arquitectura racionalista

La contraposición al predominio de lo intuitivo de los organicistas es el modelo rígidamente deductivo y basado en planes minuciosamente estudiados de los racionalistas.

Entre los precursores del racionalismo arquitectónico sobresalen el francés Auguste Perret, autor de una casa en la calle Franklin que inspiraría posteriormente a otros creadores a la hora de aportar soluciones en espacios reducidos, y el austríaco Adolf Loos, cuyas edificaciones se caracterizaron por la preferencia por las formas cúbicas y la ausencia de decoración.

No obstante, el gran centro de difusión de la arquitectura racionalista fue:
  • La Bauhaus: institución creada a partir de la Escuela de Artes y Oficios de Weimar, fundada por Henri van de Velde (1863-1957). Fue Walter Gropius (1883-1969) quien cambió el nombre del centro y lo trasladó a Dessau, donde se desarrollaría el periodo más fecundo de los arquitectos y pintores racionalistas que allí trabajaban. Junto a artistas como Theo van Doesburg (1883-1931), Wassily Kandinsky (1866-1944) o Paul Klee (1879-1940), en la Bauhaus proyectaron sus creaciones arquitectos como Hannes Meyer(1889-1954) y Ludwig Mies van der Rohe (1886-1969), quien ejercería una notable influencia en posteriores generaciones de arquitectos.
En consonancia con los principios del racionalismo creó su obra otro de los grandes arquitectos del siglo, el suizo Charles-Édouard Jeanneret, conocido como Le Corbusier (1886-1965). Gran difusor de las ideas racionalistas a través de sus libros, gustaba de abordar extensos proyectos urbanísticos, como el de la Ciudad Radiante, o constructivos, como el de la Unidad de Habitación, de Marsella.

LE CORBUSIER:

Tiene dos objetivos:
1.- Volver a edificar ciudades derruidas por las guerras
2.- Edificar en países poco avanzados.
- Se plantean el problema del aislamientos de los edificios y la de su sonorización, para ello harán edificios que eviten el bullicio y conserven el color.
- La zona habitable se separa de los polígonos industriales.

- Los pilotes: Cuando la casa esta libre del suelo por gruesas columnas y que así se elimina la humedad y la oscuridad.
- Techos-jardín: Las azoteas son ahora con piscinas, pistas de tenis, etc...
- Ventana longitudinal: ventanas + largas para iluminar +.
- Planta libre: cada piso es independiente al inferior y al superior porque no hay muros.
- Fachada libre: no está sujeta al muro, se diseña según las necesidades.
Ejemplos:

  • Villa Saboya de Poysin
  • Villa Garches
  • Villa Marsella
  • Iglesia Romchamp

 Su arquitectura esté profundamente arraigada en la naturaleza, el paisaje, el entorno. Admirador de Lloyd Wright y amigo de Mies van der Rohe y Walter Gropius, fue un hombre orquesta de las vanguardias del siglo XX. Tocó casi todos los palos y todos con gran tino: arquitecto, urbanista, pintor, dibujante, diseñador de mobiliario, escritor, editor, fotógrafo, cineasta... Sus ideas, siempre radicales

Le Corbusier, capilla de Nuestra Señora de Ronchamp, (Francia).   

Esta obra de Le Corbusier es uno de los ejemplos de arquitectura religiosa más acertados y exitosos del siglo XX, una construcción que puede emparentarse con el Panteón de Roma o cualquier otro icono de la historia de la arquitectura por su capacidad de emocionar. Es como una ilusión inexplicable; mientras se contempla, el tiempo no pasa. Sea por devoción o afición, lo cierto es que cada año visitan el complejo casi 100.000 personas. El enclave es ahora un santuario doble: allí componen su oración por el semidiós de la arquitectura los amantes del oficio, muchos de ellos laicos, y rezan los católicos, subyugados por un espacio celebratorio de cuyo aura participan.

La construcción está situada sobre una colina de unos 150 metros de altura que se abre al paisaje de Ronchamp, en la Francia del noreste. La colina, con un gran valor simbólico para los habitantes de la zona, fascinó a Le Corbusier como elemento paisajístico cuando la visitó en 1950. La vio como un poema, rodeada del bosque y flanqueada por montañas.

Le Corbusier dibuja en sus primeros bocetos a lápiz cuatro elementos en los cuatro puntos cardinales de la colina, de los cuales el central es la capilla. En el extremo sur está la residencia de las monjas; en el extremo norte se encuentra una pirámide escalonada como símbolo de paz, construida con los restos de la antigua iglesia bombardeada en la II Guerra Mundial; en el extremo oeste hay una explanada que permite actos litúrgicos para un número elevado de peregrinos, y en el extremo oeste, una estructura metálica que aloja tres campanas.

La iglesia se inauguró el 25 de junio de 1955. Por si había alguna duda, Le Corbusier la resolvió: un buen arquitecto no creyente puede realizar un edificio religioso con grandes valores arquitectónicos. Empezando por el emplazamiento, que puede relacionarse con la Acrópolis: a los pies de la colina comienza la ascensión hasta la cima, donde se puede ver el edificio en su integridad. ¡Y menudo edificio! Los gruesos muros de mampostería pesada, revocados en blanco, se despliegan sinuosos y sobre ellos surge, repentinamente, una cubierta de hormigón natural a modo de vela. Con ella, el edificio, enraizado en la colina, al mismo tiempo vuela. Se hunde en el suelo y nos recoge hacia la tierra; se alza en el cielo y nos levanta hacia el espacio.

Los únicos elementos religiosos en su interior son una Virgen y una cruz. La sensación es la de una masa escultórica que bebe del cubismo, de Mondrian y también, tal vez, del barroco. Están aquí presentes las formas arquitectónicas orgánicas de los años cincuenta, como el Guggenheim de Nueva York, de Frank Lloyd Wright, o el proyecto del arquitecto estadounidense de origen finlandés Eero Saarinen en la terminal neoyorquina de la TWA. La Chapelle fue concebida con los conceptos del Modulor (sistema de combinaciones armónicas detallado por Le Corbusier a partir de la medida del hombre con la mano levantada: 226 centímetros), y en la plasticidad de la obra el arquitecto trata de expresar esa “joie interieure” (alegría interior) a la que se refiere en sus primeras concepciones arquitectónicas.

La planta se compone de una sola nave con dos entradas en las paredes laterales, un altar y tres capillas con sus respectivas torres. La puerta de entrada principal aparece recubierta por ambas caras con chapas de acero esmaltadas en colores brillantes.

Interior de Notre Dame de Haute, en Ronchamp (Francia). / THOMAS A. HEINZ

La luz natural es otro de los elementos clave del edificio. Una raya de luz de unos diez centímetros separa el techo de las paredes, produciendo así en su interior un impactante efecto escenográfico. Las ventanas son el resultado de unos agujeros en las paredes para que el movimiento de las nubes y de los árboles se constituyan en parte integrante del edificio. El sistema constructivo es simple: las paredes, blancas; el techo, gris; el suelo, de cemento y piedra; los bancos, de madera africana. La penumbra se enriquece con los haces de luces. En algunos huecos la luz es filtrada por vidrios rojos, azules, amarillos y verdes.
Notre Dame de Haut, obra maestra de Le Corbusier, también conocida como La Chapelle. / MARC GARANGER
Homenaje a los albañiles y precursora de las tecnologías digitales, esta obra maestra de la arquitectura del siglo XX se completa con la ampliación del proyecto, abierta en 2011 en la ladera de la colina y obra de Renzo Piano en colaboración con el paisajista francés Michel Corajoud. Una intervención que no interfiere en la visión de la iglesia y que, a su vez, también se abre al paisaje. Entre las nuevas instalaciones destacan el edificio de recepción, la porterie, y el monasterio. Renzo Piano optó por la humildad: la que también buscaban las monjas clarisas. La hermana Brigitte de Singly, abadesa, le hizo el encargo y le pidió un espacio de calma, de lentitud, de contacto con la naturaleza. Renzo Piano aguantó la polémica creada por la osadía de construir junto a la obra del genio y cumplió. “Monjas con suerte”, las llamó un crítico después de ver los nítidos y jubilosos espacios proyectados por el italiano.


Villa Savoye, Poissy, 1928-1931. Vista del patio. RICHARD PARE


2014 FLC-VEGAP

Carpenter Center for the Visual Arts, Cambridge, Massachusetts, 1959-1962. Maqueta preparatoria. 1960. Madera y cartón. Fundación Le Corbusier, París



Maqueta de su proyecto para el Palacio de los Sóviets, Moscú, 1931-1932. MoMA 2014 FLC-VEGAP


Unidad habitacional, Marsella, 1946-1952. Vista de la maqueta de la cubierta ajardinada, montada en un fondo con paisaje provenzal 2014 FLC-VEGAP

Otros de sus trabajos más icónicos fueron las llamadas «unidades habitacionales». Construyó cuatro en Francia y otra en Berlín. ¿En qué consisten? Le Corbusier creó un edificio con 337 viviendas de doble altura con un armazón de hormigón para alojar a los damnificados en la guerra de Marsella. Junto a sus encargos de las élites de medio mundo, también llevó a cabo estos proyectos sociales. Son los años de la aparición del Estado del Bienestar: escuelas, casas e instituciones públicas. 

El organicismo de Frank Lloyd Wright

El estadounidense Frank Lloyd Wright (1867-1959) fue alumno de Louis Sullivan, a partir de cuyas enseñanzas desarrolló un lenguaje organicista, es decir, basado en la intuición y la libertad creativa. El organicismo es la corriente opuesta al racionalismo, que organiza la creación arquitectónica a partir de un plan ideal preconcebido. El arquitecto estadounidense creó un modelo específico de casa unifamiliar suburbana, a base de módulos rectangulares, que se integraba plenamente en la naturaleza. Dentro de este tipo de construcción destaca la Casa sobre la cascada. Otras muestras notables de la intuición de Lloyd Wright son las oficinas Larkin, en Buffalo, el Museo Guggenheim de Nueva York y la iglesia Unity, en Oak Park.
El uso de nuevos materiales y la originalidad en la solución de los problemas arquitectónicos constituyen la base de una línea evolutiva que conduciría al desarrollo del llamado Estilo Internacional.

   Frank Lloyd Wright, interior del Museo Guggenheim, 1943, (Nueva York)

Frank Lloyd Wright, Casa sobre la cascada, 1936, (Pennsylvania).

Alvar Aalto (1898-1976)

"El verdadero funcionalismo de la arquitectura debe reflejarse, principalmente, en su funcionalidad bajo el punto de vista humano. El funcionalismo técnico no puede definir la arquitectura."
Alvar Aalto

Inaugura otra vanguardia que tenía como referencia las formas de los lagos, los troncos de los árboles y la perfecta imperfección de lo natural: lo real

Pensaba en las relaciones de las piezas por sí mismas y en aras de un todo que atendía a cultura, sociedad y emplazamiento, extendiendo el razonamiento a los propios materiales. la preocupación por la humanización de la arquitectura,

Ha sido el único arquitecto de la Segunda generación del Movimiento Moderno reconocido como "maestro", equiparándose así a los grandes maestros del Periodo heroico del Movimiento Moderno Le CorbusierMies van der Rohe y Gropius.

Alvar Aalto estuvo en Estados Unidos entre 1946 y 1948, pudiendo entonces conocer personalmente al afamado arquitecto Frank Lloyd Wright, conocido sobre todo por sus obras organicistas (término que, como ya advirtió Bruno Zevi, es confuso y debería afinarse). Es entonces cuando, con el encargo de la Baker House(1946-49), comienza la etapa organicista de Alvar Aalto, en la que toma esa visión para interpretar el Mov. Moderno. La visión que entonces toma de la arquitectura le impulsa a buscar y encontrar soluciones que, desde una perspectiva moderna, entronquen los nuevos desarrollos urbanos y arquitectónicos con la ciudad histórica.


Aalto El sanatorio para tuberculosos de Paimio, al este de Helsinki. ARMIN LINKE
El sanatorio para tuberculosos en Paimio. Allí las puertas se dejan abrir sin apenas esfuerzo. Lo mismo sucede con los escalones, que son bajos, para que los enfermos puedan afrontar el ejercicio sin agotarse con el esfuerzo. Visitar el sanatorio es una lección magistral. Cuesta comprender por qué la azotea tiene un barandilla tan baja que no cumple su función protectora (no alcanza a la rodilla) hasta que, pese a la modernidad del edificio, uno retrocede hasta el tiempo sin penicilina y repara en que en un país frío, la única posibilidad de curarse se confiaba al descanso y al escaso sol. En esa barandilla, los pacientes podían tumbarse a tomar el sol sin que el murete protector les impidiera ver el paisaje.


aalto La maison Louis Carré, en Bazoches-sur-Guyonne.
“Supo encontrar respuestas para la gente corriente y la vida cotidiana”,

Corrientes arquitectónicas de la segunda mitad del siglo

Entre los estilos más significativos de la arquitectura del siglo XX cabe citar los siguientes:
  • El integracionismo: propugna la fusión de tendencias de vanguardia con elementos tradicionales, destacando en este sentido la obra del finlandés Alvar Aalto (1898- 1976), que incorporaba algunos caracteres organicistas y otros extraídos de las construcciones tradicionales nórdicas.
  • El brutalismo: se identifica con las apuestas racionalistas más radicales, con materiales en bruto a la vista del observador, como el proyecto de la ciudad india de Chandigarh, de Le Corbusier.
  • El postmodernismo: originado a partir de los años setenta, propugna la heterodoxia y la ruptura con los postulados asentados de la arquitectura moderna. En esta corriente destaca la obra del estadounidense Robert Venturi (n. en 1925).
  • El nuevo brutalismo: esencialmente británico y japonés, fue una evolución del estilo creado por Le Corbusier y contó con figuras de relieve como Kenzo Tange (n. en 1913).

Brasilia:

Hubo un concurso por su urbanismo; ganó Lucio Costa y también participaron Oscar Niemeyer. Se hace una autopista que divide en dos la ciudad. Después los edificios públicos concentrados en la plaza “Los tres poderes”.

arquitectura al servicio del desarrollo y la sociedad, o la transformación del paisaje urbano con la creación de espacios públicos, pero, sobre todo, con la edificación de viviendas sociales que pudieran absorber la explosión demográfica. Y le dedica una especial atención a Brasilia, construida a partir de 1956 siguiendo un proyecto de Lucio Costa, supervisado por Oscar Niemeyer, y designada cuatro años después la nueva capital de Brasil.


 Brasilia, el Congreso Nacional es un diseño de Oscar Niemeyer
-------------------------------------------


ESPAÑA : El siglo XX

Arquitectura moderna

La creación en 1928 del grupo GATCPAC en Barcelona, seguido de la creación del GATEPAC (1930) por arquitectos principalmente de Zaragoza, Madrid, San Sebastián y Bilbao, estableció dos grupos de jóvenes arquitectos que seguían los dictados de la arquitectura moderna en España. Josep Lluís Sert, Fernando García Mercadal, José Manuel Aizpurúa y Joaquín Labayen entre otros, se organizaron en tres grupos regionales.8 Otros arquitectos exploraron el estilo moderno desde puntos de vista particulares: Casto Fernández Shaw con su trabajo visionario, casi todo en papel, Josep Antoni Coderch, con su integración de la vivienda mediterránea y los conceptos del nuevo estilo o Luis Gutiérrez Soto, muy influenciado por tendencias expresionistas.

En la Exposición Internacional de 1929 de Barcelona el Pabellón alemán diseñado por Mies van der Rohe se convirtió instantáneamente en un icono; amalgamando el minimalismo de Mies van der Rohe y nociones de fidelidad a los materiales con influencias de De Stijl en el tratamiento de los planos en el espacio. El famoso techo se cierne sobre el espectador aparentemente sin soportes.

Durante y después de la Guerra Civil Española y la II Guerra Mundial, España estuvo aislada política y económicamente. Como consecuencia, unido a la preferencia de Franco por un «tipo de kitsch nacionalista clásico y mortecino», la creación de arquitectura vanguardista fue suprimida en su mayoría. Sin embargo, en las obras de algunos arquitectos pudieron coexistir la aprobación oficial y el avance del diseño arquitectónico, como es el caso de Luis Gutiérrez Soto, interesado en la tipología y la distribución racional de los espacios, cuya prolífica obra alterna con facilidad el redescubrimiento de estilos históricos con un estilo racionalista, o los encargos de los Sindicatos Verticales a Francisco de Asís Cabrero. Los logros de Luis Moya Blanco en la construcción de bóvedas de ladrillo también merecen una mención; su interés en la construcción tradicional en ladrillo lo llevó a un estudio profundo de las posibilidades formales modernas del material, destacando su uso de la bóveda tabicada.

En las últimas décadas de la vida de Franco, una nueva generación de arquitectos rescató con fuerza el legado del GATEPAC: Alejandro de la Sota fue pionero en este nuevo camino, y jóvenes arquitectos como Francisco Javier Sáenz de Oíza, Fernando Higueras y Miguel Fisac, a menudo con presupuestos modestos, investigaron en los tipos de vivienda prefabricada y colectiva.

Arquitectura contemporánea

La muerte de Franco y la vuelta de la democracia trajo un nuevo optimismo arquitectónico al país a finales de los 70 y en los 80. El regionalismo crítico se convirtió en la escuela dominante para la arquitectura seria.10 El flujo de dinero proveniente de la Unión Europea, el turismo y una economía floreciente, fueron campo fértil para la arquitectura española. Una nueva generación de arquitectos emergió, entre los que se cuentan Enric Miralles, Carme Pinós, y el arquitecto e ingeniero Santiago Calatrava. Los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Expo de Sevilla, ambos en 1992, impulsaron internacionalmente aun más la reputación de España, hasta el punto de que muchos arquitectos de países en recesión se desplazaron a España para participar en el boom. En reconocimiento al apoyo a la arquitectura realizado por la Ciudad de Barcelona, el Royal Institute of British Architects le entregó la Royal Gold Medal en 1999, la primera vez en la historia que el premio se entregaba a una ciudad.11
Bilbao atrajo a la Fundación Solomon R. Guggenheim para construir una nueva galería que abrió sus puertas en 1997. Diseñado por Frank Gehry en estilo deconstructivista, el Museo Guggenheim de Bilbao se ha hecho famoso mundialmente y por sí sólo ha aumentado el prestigio mundial de Bilbao. El éxito del museo al crear una arquitectura icónica se conoce en la planificación urbana como el «efecto Bilbao».12

En el siglo XXI

En el año 2003, su Alteza el Príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón inauguró en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife (Canarias), el moderno edificio del Auditorio de Tenerife, diseñado por Santiago Calatrava. Para dicho acto asistieron varios corresponsales y diarios de todo el mundo.13 En 2006, la Terminal 4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas de Richard Rogers y Antonio Lamela ganó el Premio Stirling. En abril de 2007, el Musac (Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, en León) de los arquitectos Emilio Tuñón y Luis M. Mansilla recibió el premio de Arquitectura Contemporánea Mies van der Rohe de la Unión Europea,14 que ya había ganado en 2001 el Kursaal (San Sebastián) de Rafael Moneo.
La Torre Agbar es un rascacielos de Barcelona realizado por el arquitecto francés Jean Nouvel. Mide 144,4 metros y tiene 38 pisos, incluyendo 4 niveles subterráneos. Su diseño combina una serie de conceptos arquitectónicos distintos, cuyo resultado es una sorprendente estructura construida con hormigón armado, cubierta con una fachada de vidrio y más de 4.400 ventanas cortadas en el hormigón estructural.
Del 12 de febrero al 1 de mayo de 2006 el MoMA, Museo de Arte Moderno de Nueva York, dedicó la exposición On-Site: New Architecture in Spain a la nueva arquitectura en España.15 El MoMA define España como un país que se ha convertido en los últimos años en un centro internacional de innovación y excelencia arquitectónica como demuestra el hecho de que siete premios Pritzker (Rafael Moneo, Álvaro Siza, Thom Mayne, Zaha Hadid, Jacques Herzog, Pierre de Meuron, Frank Gehry y Rem Koolhaas) hayan sido seleccionados para la exposición.16 Terence Riley, a cargo del Departamento de Arquitectura y Diseño del MoMA, que se despidió del museo con esta exposición, comenta:
No hay un estilo español en arquitectura, no existe. Pero lo que sí hay en España actualmente es un porcentaje muy elevado de calidad en los proyectos, más que en ningún otro sitio del mundo, según mi percepción. En España se construye mucho, en China aún más. Sin embargo, mientras que en China apenas hay propuestas interesantes, en España existen muchas.17
En Madrid se construyeron cuatro rascacielos, (2006-2009), de los cuales, el más alto mide 250 metros. Este parque empresarial se llama Cuatro Torres Business Area, y la Torre Caja Madrid, que es la más alta de toda España, está diseñada por Norman Foster.


OBRAS Y AUTORES

Josep Lluís Sert (1902-1983). Sert fue decano de su Facultad de Arquitectura durante 16 años (1953-1969), y sus continuadores españoles han sido tanto Rafael Moneo, chair de la facultad de arquitectura, como ahora Iñaki Ábalos, nombrado para este mismo puesto la semana pasada. Durante ese tiempo, Sert proyectó importantes edificios para el campus de dicha institución y también para la Universidad de Boston, situada al otro lado del río Charles.
Al final de la Guerra Civil española Sert se vio obligado a exiliarse y recaló en Nueva York, donde trabajó hasta que le ofrecieron el puesto de decano en Harvard. Su pasión por el urbanismo y por hacer que los edificios se diseñaran para formar parte de la ciudad, en conjunto con su entorno y no como objetos aislados, lo llevaron a crear el primer curso de posgrado en urbanismo del mundo en esta universidad.
El Peabody Terrace, un edificio icónico que define el perfil de Cambridge desde el río Charles. / ESTER RIU


foto
Centro de Ciencias de Harvard. / L. SNIDER

Centro de Ciencias de Harvard

Este edificio icónico de la universidad es un claro ejemplo del estilo de Sert. Cuando se inauguró en 1973 cambió por completo el paisaje de la universidad y se convirtió en uno de sus edificios emblemáticos.

Casa Sert

La vivienda privada del arquitecto y su mujer está situada cerca de la universidad y es un claro canto a la arquitectura mediterránea que él tanto adoraba. De una sola planta y diseñada alrededor de un patio central, Sert quiso traer un poco del Mediterráneo a Massachusetts quizás para hacer más agradables y llevaderos los largos inviernos de Nueva Inglaterra.


- MIGUEL FISAC: - Colegio de los Dominicios en Valladolid
- Iglesia de Alcobendas.

- Rafael Moneo en TEODOSIO, UN BLOG: 423

“la arquitectura tiene obligaciones, los edificios adquieren importancia cuando completan algo más amplio que ellos: la ciudad”


1976. Ampliación de la sede de Bankinter en Madrid (con Ramón Bescós).
1985. Museo de Arte Romanode Mérida.
1988. Ampliación de laestación de Atocha, en Madrid.
1998. Moderna Museet de Estocolmo.
1998. Ayuntamiento de Murcia.
1999. Kursaal de San Sebastián.
2002. Catedral de Los Ángeles.
2007. Ampliación del Museo del Prado. Madrid.
2010. Centro Comercial Beirut Souks. Beirut.
2012. Iglesia de Iesu. San Sebastián.


Kursal, San Sebastián, Moneo

 OBRAS:


Cuatro Torres Business Area

 Puerta de Europa, antes conocida como Torres KIO
"El símbolo de un momento cutre"
En pleno inicio del “boom de la construcción” de nuestro país, se alzarían las llamadas inicialmente como Torres KIO, debido a que fueron promovidas por una empresa kuwaití con ese nombre. Más tarde, la denominación que recibieron fue la de Torres Puerta de Europa, con la que actualmente se las conoce.

La singularidad de estos dos grandes edificios radica en que son los únicos rascacielos del mundo con una inclinación de 15º con respecto a la vertical. Ambos constan de 26 plantas y alcanzan la altura de 114 metros.

Fueron proyectados conjuntamente por Philip Johnson y John Burgee y se inauguraron en 1996, en un momento de gran expansión constructiva. Desde sus inicios las torres estuvieron salpicadas por el escándalo, ya que dieron lugar al caso de estafa de Urbanor que implicó a “los Albertos” (Alberto Alcocer y Alberto Cortina), junto al Banco Central de España. Este tema generó como popularmente se dice “ríos de tinta”, aunque, visto desde hoy, los temas de corrupción son tan cotidianos que parece que esto ya forma parte del paisaje de nuestro país.

En la actualidad, y como podemos observar, una de ellas tiene el logotipo de Bankia (anteriormente de Caja Madrid) y la otra de Realia (una empresa inmobiliaria).


el hotel Puerta de Ámerica
"La arquitectura como mero espectáculo"

 Edgar Gonález .Torre Titania
"Una oportunidad perdida"

Exterior del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC), de León. / BERNARDO PÉREZ


La Caja Mágina levantada por Dominique Perrault en Madrid.



PARA SABER MÁS, VER:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada