936 FELIPE VI

FELIPE VI

¡El rey Juan Carlos ha abdicado!
 ¿Viva el rey Felipe VI?
  (LUNES 2 JUNIO 2014)
MD-14-Junio2014


Felipe VI, en su discurso de proclamación como Rey en las Cortes, efe.

En la tradición española no hay coronación, pero nos falta por saber cómo será la proclamación del Rey que llega, más allá de la jura en la sesión conjunta del Congreso y el Senado en el palacio de San Jerónimo.

Al Rey siempre le preocupó que el juancarlismo se sobrepusiese al sentimiento monárquico y que la Monarquía se consolidase en sus sucesores. Deseaba que el Príncipe estuviese preparado y desarrollara todas aquellas actividades propias de quien algún día llegaría a ser rey y continuar así la labor de la Monarquía española, en favor del progreso económico y social de España y de los españoles.
 (PARA SABER MÁS,VER:

No cabe duda de que el futuro rey Felipe VI tendrá que hacer un recorrido desde el juancarlismo hacia el felipismo y seguir por el camino iniciado por su padre de ultimar la consolidación de una institución muy valiosa para el Estado y para España. Su oportunidad estará en adaptar la Monarquía a las nuevas exigencias de nuestra democracia: las de un mayor control democrático y más transparencia.

Empieza su reinado en medio de la más grave crisis institucional y económica de esta democracia tan reciente, con unos políticos ensimismados e incapaces de dar respuesta a las exigencias ciudadanas, pero nadie espera de él que resuelva los graves problemas de nuestra vida pública.

 la Constitución, sigue pendiente de cumplirse el apartado 5º del artículo 57. Es decir, que falta esa ley orgánica a la que se encomienda resolver “las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona”.



 19 de diciembre de 2007. El rey Juan Carlos despachando con su hijo el príncipe Felipe, en su despacho del palacio de la Zarzuela.Casa Real (REUTERS)

Tras un año de jefe de estado el Rey ha renovado los equipos de Zarzuela, limitó a lo imprescindible la  configuración de la Familia Real, definió un código de conducta y profesionalizó su forma de trabajar. Además ha alineado sus discursos y las formas de proceder de la Corona a los intereses y preocupaciones de una ciudadanía castigada por la crisis y profundamente crítica.


LA REINA LETIZIA

 Cuando conoció al Príncipe (en una cena en casa de un compañero de TVE) estaba en pleno ascenso. Por proyección y reconocimiento: en 2000 había recibido el premio Mariano José de Larra de la Asociación de la Prensa de Madrid a la mejor labor de periodista menor de 30 años. Así que no solo Felipe de Borbón debió meditar a fondo el trascendental paso que daría casándose con una mujer ajena al círculo aristocrático, también Letizia debió evaluar qué ganaba y qué perdía con su cambio de vida. Dicen todos que se casaron enamorados. Y lo cierto es que las imágenes siempre transmiten entre ambos complicidad y ternura.



Lo que Doña Letizia dice y lo que se pone -en la vida pública y en la privada-, lo que come y bebe, sus cortes de pelo y sus aficiones, sino que también se la evalúa como esposa y como madre. De hecho, la educación de sus hijas, Leonor y Sofía, es una cuestión de Estado
La reina ha enfrentado momentos difíciles como la muerte de su hermana Érika y, en el plano institucional, el estallido del caso Noós. Pero sin duda lo más importante ha sido el nacimiento de sus hijas: Leonor, el 31 de octubre de 2005, y Sofía, el 29 de abril de 2007. A su alrededor ha intentado edificar un hogar normalizado y ajeno al protocolo de una casa real. Los príncipes llevan a las niñas al colegio y las acuestan por la noche. Su casa, una residencia construida en 2000 y conocida como el pabellón del Príncipe, trata de huir de la frialdad palaciega y desprender aroma familiar. Es probable que, cuando se conviertan en el rey Felipe VI y la reina Letizia, no la abandonen.


 12 de octubre de 2012. El príncipe Felipe habla junto a su esposa la princesa Letizia en presencia del rey Juan Calos. DOMINIQUE FAGET (AFP)

En la reina que representa un evidente valor añadido con el que la Monarquía parece dar respuesta a las exigencias de renovación. De hecho, aunque los recelos y las críticas como princesa de Asturias nunca faltaron, como Reina el cambio ha sido notable y el reconocimiento a su labor no ha tardado en llegar. Letizia afronta con seriedad su trabajo de representación, evidencia criterio y actúa con determinación. Reivindica una agenda propia con contenido sustantivo que le permita fijar la atención sobre problemas concretos o visualizar logros como país.


 LA INFANTA LEONOR

En el momento en que su padre acceda al trono, ella se convertirá en la heredera y en princesa de Asturias, y cuando cumpla 18 jurará la Constitución como hizo don Felipe. Para todo ello ha comenzado a prepararse.En la Monarquía española, a diferencia de lo que ocurre en las otras casas reales europeas, todavía sigue existiendo la prevalencia del varón sobre la mujer, pero no parece probable que doña Letizia vuelva a ser madre. 


La infanta Leonor de Borbón, en Palma de Mallorca en abril de 2014. / PATRICK VAN KATWIJK 


El rey Felipe VI  en el Palacio de la Zarzuela por la reina Letizia y sus hijas Leonor y Sofía, EFE
Leonor-Sofia-, 2016,efe
lL Princesa de Asturias y la Infanta Sofía acudían a un acto en el Parlamento -ya lo hicieron el día de la proclamación del Rey-, pero sí su debut en la Apertura Solemne de la Legislatura de 2016


2016. Los reyes Felipe y Letizia posan son las infantas, Leonor y Sofía, en una imagen familiar tomada a finales de noviembre en el palacio de la Zarzuela por el equipo de fotografía. Sofía está sentada en brazos de su madre, mientras Leonor da la mano a su padre. La felicitación va firmada por los Reyes, la princesa de Asturias y la infanta Sofía con un sencillo texto en castellano e inglés: "Feliz Navidad y próspero año 2017". Casa de S.M. el Rey

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada