PATRIMONIO CULTURAL: CARNAVAL


CARNAVAL

identificar a los mediadores, artísticos o espirituales, en el conflicto tan viejo como el mundo entre el orden y el caos; limitar el camino que conduce de lo teatral a lo grotesco y de la máscara al terror; y extraer enseñanzas de tradiciones
Y al final del caos, queda recoger los restos para comenzar de nuevo. Como en la filmación de Miércoles de ceniza, de la brasileña Rivane Neuenschwander. En ella, unas hormigas acarrean los restos de confeti de un carnaval pasado.

Pierden hasta la cabeza 
VANDERLEI ALMEIDA (AFP) | 07-03-2011
Miembros de la escuela de sambia Unidos da Tijuca realizan su baile de zombis durante el desfile del Sambodromo de Rio de Janeiro.



Origen del Carnaval

En la actualidad la fiesta del carnaval se celebra en los 3 o 4 días anteriores al miércoles de ceniza que da inicio a la Cuaresma cristiana. Estas fiestas preceden a un supuesto tiempo de recogimiento y ayunos.
Los orígenes del carnaval, según algunos historiadores, se pueden remontar hasta el tiempo de los egipcios y sumerios hace unos 5000 años
 El carnaval es una curiosa celebración que antes de la Cuaresma cristiana le permite a la gente romper sin pudor con cánones morales, recurriendo a disfraces y excitantes cantos. Sus antecesoras más remotas fueron las fiestas conocidas en la antigüedad como "bacanales" -en honor a Baco, dios pagano del vino- y las "saturnalias" -por Saturno, dios de la siembra y la cosecha-, además de los festejos que se hacían en Grecia y Roma por la primavera y el año nuevo.
La palabra carnaval también proviene de aquella época. Durante las bacanales, a Baco se le cantaba el Ditirambo; el coro que lo hacía iba disfrazado de sátiro y frente a él aparecía el sacerdote del dios conduciendo un barco sobre ruedas al que llamaban "carrus navalis" (carro marino o naval), y que los romanos pronunciaban "car navalis" Mientras que carnestolendas, como también se lo llama al carnaval, proviene de "caro", carnes, y "tollo", tapar, términos que parecerían aludir al disfraz.
La devoción del hombre por usar mascaras puede encontrarse ya en el antiguo Egipto o en Grecia, e incluso en el teatro japonés. Pero en el carnaval propiamente dicho fue Italia la que adoptó la careta, más precisamente Venecia, donde se usó no sólo como vehículo de alegría sino que sirvió para guardar el incógnito y gozar de impunidad en venganzas y conspiraciones, aunque también facilitó romances y amoríos.
La costumbre de arrojarse distintos tipos de elementos también fue heredada de los romanos, quienes se divertían tirando con fuerza confites de menta, rosa o anís a la cara de los transeúntes; de aquel habito fue que se adoptó el papel picado. Pero este, como lo conocemos hoy en día, tuvo su origen en una imprenta de París. Allí, un obrero que perforaba pliegos de papeles de colores, al ver caer los redondelitos sobrantes los juntó y se los regaló a su hijo; el obsequio no sólo causó se nación entre los niños sino también en los adultos, quienes comenzaron a encargarle bolsitas de papel picado para arrojarlo durante los días de carnaval.
Pero seguramente las celebraciones que más pueden haber influido son las de los romanos en la época de esplendor del Imperio, cuando en honor del dios Baco, el dios del vino, las gentes estaban durante días en una fiesta que compartían como iguales junto a los esclavos, algo que únicamente sucedía durante esa celebración.
Con la llegada de los europeos a América en el siglo XV, la fiesta del carnaval se introdujo en el nuevo continente.
A pesar de que es una celebración muy típica y antigua en la vieja Europa cristiana, tiene sus orígenes como la mayoría de las festividades, en antiguas tradiciones paganas.
El Carnaval "Cristiano"
El origen latino de la palabra carnaval, viene de “carnelevarium”, que se refería al hecho de quitar la carne, algo relacionado con la prohibición del consumo de carne en la cuaresma cristiana.
Durante la Edad Media a pesar de estar muy arraigadas las costumbres cristianas y de perseguirse a los que no seguían la tradición, la fiesta de carnaval tuve bastante auge debido a que era una forma de prepararse para los días de ayuno que se aproximaban.
En la actualidad
En nuestros tiempos, las fiestas de carnaval se han separado completamente de cualquier sentido religioso, a pesar de continuar celebrándose antes de la cuaresma. Aunque hay algunos lugares en los que se celebra al terminar la Epifanía el día 6 de enero. O en otros lugares como Alemania comienzan el día 11 a las 11 y 11 minutos.



CARNAVAL Y ARTE:

Motivo pictórico donde los haya, los Carnavales  han sido plasmados en lienzos desde hace siglos. Cada artista, con su particular visión y su estilo, aporta un nuevo aspecto a estos festejos de febrero.
A continuación se enumeran algunas de estas pinturas:

"Disparate de Carnaval", de Francisco de Goya y Lucientes

Pintado entre 1819 y 1823, se trata de uno de los grabados de  goya englobados en la serie "Los disparates", estampas difíciles de interpretar sobre visiones oníricas, violencia, sexo y crítica al poder imperante. "Disparate de Carnaval" alude al deseo humano por aparentar, mostrando una imagen distinta a la real. Esto se consigue con la máscara, con la que se interpreta a una personalidad distinta a la propia. No obstante, la visión de Goya es pesimista: la relación de la máscara con el engaño es directa, y la imagen causa desazón.
http://www.esacademic.com/pictures/eswiki/68/Disparates_14.jpg

"El combate entre don carnaval y doña cuaresma", de Pieter Brueghel el Viejo

Más conocido por ser el autor de "La torre de Babel", Pieter Brueghel fue uno de los grandes artistas y maestros del siglo XVI. El combate de don carnaval y doña cuarema  representa un carnaval de la clase rural, contraponiendo el placer de la diversión (don carnaval) con la devoción por la iglesia (doña cuaresma) en cada una de las mitades del óleo. La simbología del cuadro hace que el carnaval se represente como un hombre sobre un barril de cerveza, ataviado con un sombrero y un pastel, y la cuaresma como una mujer delgada, apoyada en un reclinatorio con una colmena por sombrero (miel de cuaresma) y dos arenques.

El combate entre don Carnaval y doña Cuaresma, de Pieter Brueghel el Viejo. Clicad sobre la imagen para ampliarla.

Combate de Don Carnal Y Doña Cuaresma


"Carnaval del Arlequín", de Joan Miró

El catalán  Joan Miró dereza el Carnaval con esta  obra ingenua y ambigua, que expresa, con su personal estilo, la parte mágica del mundo. Una antología de luz y color de Miró en su época de convivencia con el surrealismo. En palabras del pintor, "en la tela aparecen ya elementos que se repetirán después en otras obras: la escalera que es la de la huida y la evasión, pero también la de la elevación, los animales y sobre todo los insectos, que siempre me han interesado mucho. Trataba de profundizar el lado mágico de las cosas. Por ejemplo, la coliflor tiene una vida secreta y eso era lo que a mi me interesaba y no su aspecto exterior. Durante ese año frecuenté mucho la compañía de los poetas porque pensaba que era necesario ir más allá del “hecho plástico” para alcanzar la poesía” (1938).
"Carnaval en Roma", de José Benlliure y Gil
El pintor valenciano José Benlliure provenía de una larga saga de artistas, entre los que se encontraba su hermano Mariano Benlliure. Conocido especialmente por su obra de tendencia religiosa, "Carnaval en Roma" (también llamado "Carnaval Romano") refleja el bullicio de esta fiesta, que es contemplada por los protagonistas del cuadro desde un balcón de la ciudad italiana.
Benlliure no fue el único que plasmó el carnaval romano, sino que son numerosos artistas los que se han sentido atraídos por reflejar este evento, como Mariano Fortuny en 1873, con su "Carnaval en el Corso Romano" o Jan Miel en 1653 con "Carnaval en Roma", una obra barroca que se encuentra en el Museo del Prado.



Pero si hablamos de máscaras, inmediatamento nos viene a la memoria a James Ensor

James Ensor es el pintor de los falsos, los mentirosos y los que ocultan la verdad de quiénes son, con una máscara y tapándose la cara.
    Pintor belga, cuyos retratos, que ofrecen una visión grotesca de la humanidad, le convirtieron en el principal precursor del expresionismo y del surrealismo.  A mediados de la década de 1880, bajo la influencia del rico colorido de los impresionistas y la imaginería grotesca de maestros flamencos antiguos, como Hieronymus Bosch y Pieter Bruegel, el Viejo, se dedicó a desarrollar temas y estilos vanguardistas, en especial de los festejos multitudinarios de Ostende, que le producían repulsión y rechazo. Representaba a la humanidad como algo estúpido, amanerado, vano y odioso, retratando a los individuos como payasos o esqueletos, y reemplazando los rostros por máscaras de carnaval. En esta línea destaca su lienzo de enormes proporciones La entrada de Cristo en Bruselas en 1889 (1888, Museo J. Paul Getty, Malibú, California). Ensor utilizaba de forma deliberada colores fuertes y estridentes, así como pinceladas violentas y bruscas para potenciar el efecto agresivo de sus temas. Su obra ejerció una influencia de gran importancia en la pintura del siglo XX y su temática espeluznante allanó el caminó al surrealismo y al dadá, y sus técnicas, especialmente su pincelada y su sentido cromático, condujeron directamente al expresionismo.


Ensor
Webs: http://es.wikipedia.org/wiki/James_Ensor

PÚLSAME For the Love of God (2007), de Damien Hirst.-

 

-------------------------------------

 PARA SABER MÁS, VER:

Etimología de la voz carnaval
Carnestolendas y antruejos
El tiempo de carnaval
Las prácticas carnavalescas
Los orígenes e historia del carnaval
Distribución geográfica del carnaval
El carnaval en España
Carnaval Historia de las máscaras y caretas

-------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario