ARTE EGIPCIO. CONTEXTO HISTÓRICO, SOCIAL Y CULTURAL

 ARTE EGIPCIO

Contexto¿Cómo afecta a nuestra libertad como individuos los condicionantes sociales y políticos de la sociedad en la que vivimos?




EGIPTO

Imperio Antiguo (2600-2100 a. C.)

Imperio Medio (2040-1785 a. C.)

Imperio Medio (1550-1080 a. C.)

 MARCO GEOGRÁFICO



El río Nilo es un regalo para el pueblo egipcio. A lo largo de ambas riberas se extienden los desiertos líbico y arábico. Hablamos, pues, de una pequeña franja fértil que va desde el corazón de África hasta el gran delta de Alejandría, en el Mediterráneo.

El régimen fluvial, con la crecida anual, determina el calendario solar egipcio marcado por la inundación, la siembra y la cosecha que son los ciclos vitales. En su curso bajo sufre inundaciones periódicas que son las responsables de las grandes cosechas y de la gran fertilidad de sus riberas. El Nilo es, pues, una divinidad.

MARCO HISTÓRICO

Hace más de 10000 años, el Valle del Nilo era una zona pantanosa, sus primeros habitantes fueron los camitas y los semitas, que se asentaron en las orillas del río y construyeron poblados de agricultores y ganaderos. El período que vamos a estudiar abarca desde 3170 a.C. hasta 332 a. C. en que Alejandro Magno conquistó el país.

La civilización egipcia se fundó sobre un sistema religioso y político inmovilista y se mantuvo así porque la sociedad egipcia estaba basada en una economía y cultura agrícola poco evolucionada y muy conservadora.

Se desarrolló una sociedad esclavista fuertemente jerarquizada, en cuya cima se situaba el faraón, omnipotente y sagrado, estaban luego los sacerdotes y escribas, guerreros, campesinos, artesanos y esclavos.

El comercio era una de las facetas económicas más desarrolladas, que permitió contactos con pueblos del Mediterráneo y del interior de África. Esto favoreció la aparición en Egipto de materiales que no se encontraban dentro de su territorio.

Avanzaron de forma notable en las artes, la cultura, la escritura, medicina, agricultura, matemáticas y astronomía.

Pero lo más sorprendente del pueblo egipcio es su concepción religiosa. Los egipcios creían que el alma humana estaba integrada por varios elementos, el más importante de los cuales era el ka (alma inmortal o fuerza vital). Cuando el cuerpo moría, el ka se separaba de él, pero permanecía en su proximidad, de ahí las esculturas que se encuentran cerca del difunto. El cuerpo necesitaba mantenerse íntegro y eso explica la momificación para que Osiris pudiera reunir todas sus partes y volver a otorgarle vida. También eso explica la necesidad de una morada eterna e imperecedera: una tumba sólida, majestuosa y eterna.

Los dioses adquieren formas híbridas, animales y antropomorfas, el culto al sol se impone porque se identifica con la vida y con la muerte expresadas en su trayectoria desde el levante al poniente. La religión egipcia presenta una evidente continuidad con el modelo religioso neolítico: pervivencia del culto a la fertilidad, de los rituales de la muerte y creencia de la pervivencia del espíritu tras la misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada